Se intensifica esta semana en la capital el control y vigilancia del consumo de alcohol y drogas al volante

112

CONTROLES DE TRÁFICO

Desde este lunes y hasta el próximo 11 de diciembre, los agentes del Cuerpo municipal reforzarán estas labores de prevención en la capital, para lo que pondrán en marcha puntos aleatorios de comprobación, en cualquier zona de la ciudad y a distintas horas.

El Ayuntamiento se ha sumado de nuevo, a través de la Policía Local, a una campaña especial de vigilancia y control sobre el consumo de alcohol y drogas en la conducción impulsada por la Dirección General de Tráfico (DGT). Ésta se desarrolla desde hoy lunes y hasta el próximo 11 de diciembre, siete días en los que los hombres y mujeres de este servicio municipal reforzarán estas labores de prevención, para lo que pondrán en marcha puntos aleatorios de comprobación, en cualquier zona de la ciudad y a distintas horas.

Según se desprende de los datos aportados por la DGT, el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales. Su presencia en la conducción, dependiendo de su tasa, multiplica entre 2 y 15 el riesgo de sufrir un accidente, por lo que la única tasa segura es 0,0%. No sólo está relacionado con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor vinculado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas.

La Estrategia Española de Seguridad Vial 2030 identifica como un área estratégica la “Tolerancia cero con los comportamientos de riesgo” que identifica las conductas del consumo del alcohol y otras dragas como conducta contraria a la seguridad vial. Conducir después del consumo de sustancias psicoactivas es un hecho frecuente en España, el cannabis (THC), la cocaína, las anfetaminas y las metanfetaminas son las sustancias más frecuentemente halladas. El consumo simultáneo de sustancias, que se ha demostrado como un comportamiento de extremo riesgo vial, es comparativamente frecuente en España.

Observatorio Europeo para la Seguridad Vial.- Con respecto al Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO), alrededor del 25% de todas las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol, mientras que, aproximadamente, sólo el 1% del total de kilómetros recorridos son conducidos por personas con 0,5 gramos/ litro de alcohol en la sangre o más. A medida que la concentración de alcohol en la sangre (BAC) aumenta en el conductor, la tasa de incidencia de accidentes también se incrementa.

El aumento de la tasa de incidencia de accidentes que se deriva de un aumento de la tasa de alcoholemia es progresivo. En comparación con un conductor sobrio, la tasa de incidencia de accidente de un conductor con una tasa de alcoholemia de 0,8 gramos/litro (siendo este el límite legal en 3 de los 25 estados miembros de la UE, en España es 0,3 g /l), es 2,7 veces mayor que la de un conductor sobrio. Cuando un conductor tiene una tasa de alcoholemia de 1,5 gramos/litro, su tasa de incidencia de accidente se estima que es 22 veces mayor que la de un conductor sobrio. No solo la tasa de incidencia de accidentes aumenta rápidamente con el aumento de la tasa de alcoholemia, el accidente también se vuelve más grave. Con una tasa de alcoholemia de 1,5, la tasa de incidencia de accidentes de gravedad mortal es aproximadamente 200 veces mayor que cuando se trata de conductores que no han ingerido alcohol.

Por otro lado, según se desprende de la Memoria de hallazgos toxicológicos en víctimas mortales de accidentes de tráfico, en el año 2020, del total de 597 conductores fallecidos en accidente de tráfico y sometidos a autopsia y análisis toxicológico, 291 (48,7%) arrojaron resultados positivos a alcohol, drogas de abuso y/o psicofármacos, un 3,2% más que en 2019.

La memoria ha sido realizada por el INTCF con la colaboración del Observatorio Nacional de Seguridad Vial (ONSV) de la Dirección General de Tráfico (DGT) y, por primera vez, a los análisis realizados por este Instituto, se han sumado los llevados a cabo por cuatro Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Cataluña, País Vasco, Aragón y Murcia), lo que permite tener datos de todas las Comunidades Autónomas del territorio nacional.