Moreno hace un llamamiento en Barcelona para poner siempre el acento en todo lo que nos une y no en lo que nos separa

582

ANDALUZ DEL AÑO

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha recibido el Premio Andaluz del Año de la Casa de Andalucía en Barcelona y allí ha hecho un llamamiento para poner el acento siempre en aquello que nos une y nunca en lo que nos diferencia.

Moreno ha señalado que a Cataluña siempre le ha ido bien cuando se ha escuchado a la mayoría, cuando ha sido abierta, cuando la diferencia ha sido un elemento de unión y no de división y cuando se ha apostado por lo que nos une, con madurez, altura de miras y con responsabilidad.

«Apelo a esa Cataluña universal, madura y abierta. Por encima de todo, incluso pese a las sombras que siempre hay, merece la pena conservar este proyecto común que nos dimos al amparo de nuestra Constitución y sobre el que se cimentó nuestra democracia y para eso necesitamos altura de miras, sentido de Estado y máxima responsabilidad política de todos».

Así, ha aseverado que Cataluña debe buena parte de lo que hoy es al sudor, esfuerzo y al trabajo de tantas generaciones de españoles llegados de todas partes, que se sienten tan catalanes como los que más, muy especialmente de Andalucía, que ejercen de andaluces con orgullo, estrechando lazos entre la cultura andaluza y la catalana como lo hacen los más de 30.000 socios de las 166 entidades reconocidas en Cataluña.

De este modo, ha puesto en valor la importante labor que éstas realizan para mantener viva la llama de sus orígenes y costumbres, honrando a la comunidad andaluza y engrandeciendo a toda Cataluña como hace la Casa de Andalucía en Barcelona.

«Las entidades andaluzas trabajan a un ritmo muy potente y debemos cuidarlas porque es la representación de nuestra manera de vivir la vida y porque llevan años manteniendo viva la llama de Andalucía, su cultura, su identidad, sus raíces y su forma de entender la vida. El pueblo andaluz tenemos una deuda con todas ellas».

En este punto, ha subrayado que los andaluces y catalanes deberían celebrar, y enorgullecerse, de compartir dos culturas, dos lenguas y tres banderas como son la catalana, la andaluza y «la que nos une a todos en un proyecto común de libertad, igualdad y prosperidad: la española».