El Gobierno local destaca que la sentencia del Supremo sobre Onda Jaén ratifica un trabajo responsable y consecuente para ordenar la difícil situación del Ayuntamiento de Jaén

61

El Gobierno local considera que la sentencia del Tribunal Supremo sobre Onda Jaén ratifica un trabajo “responsable y consecuente para ordenar la difícil situación del Ayuntamiento de Jaén” fruto del desorden y el descontrol en las distintas prestaciones y servicios durante muchos años.

En este sentido, la sentencia se suma a las distintas instancias judiciales que de forma contundente (expresamente reseñable es la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, TSJA, sobre la que se fundamenta el fallo del Supremo), han dado la razón al Consistorio en este asunto. A pesar de lo difícil de la decisión tomada por las personas a las que afectaba era imposible mantener una prestación no prioritaria que, como el propio tribunal dice, apenas se sustentaba de recursos externos y tenía un coste elevado para las arcas municipales.

Con una deuda anual de 3 millones de euros aproximadamente, los ciudadanos de Jaén han sido quienes han afrontado los casi 60 millones de desfase económico de su coste a lo largo de veinte años y que ha ido en detrimento de servicios públicos e inversiones esenciales para Jaén. Y todo ello, con un Consistorio que tenía y tiene que garantizar a diario y no sin dificultad servicios esenciales como la limpieza, el mantenimiento urbano, las infraestructuras públicas, los cementerios, la actividad deportiva en sus instalaciones, la seguridad ciudadana y la extinción de incendios, cuya prestación con criterios mínimos de calidad es largamente demandada durante años por la ciudadanía.

Del mismo modo, el Ayuntamiento remarca que los empleados pudieron, en el marco de la negociación colectiva, acogerse a un proceso de reubicación del que finalmente no quisieron hacer uso.

Por último, desde el gobierno local se vuelve a reiterar su compromiso y trabajo para garantizar los servicios con control y absoluto respeto a los recursos públicos que se gestionan con un  trabajo en materia de Hacienda de control  eficiente del gasto y de la gestión eficaz de los recursos disponibles. Como ha ocurrido con el transporte urbano o determinados servicios públicos cuyo control se ejerce en esta etapa, Onda Jaén ha sido uno de tantos juguetes políticos rotos que solo han servido a los intereses del PP en lugar de atender al interés general, con una gestión irregular y con sobrecostes imposibles de sostener ni administrativa, ni legal ni económicamente.