El Hospital Universitario de Jaén realiza 11.096 dispensaciones a través de Telefarmacia

272
SANIDAD

El centro sanitario se suma el Día Mundial del Farmacéutico. La Unidad de Farmacia contará con nuevas dependencias para atender a los pacientes que precisan medicación.

El Hospital Universitario de Jaén se sumó a la celebración del Día Mundial del Farmacéutico, que este año lleva como lema “Fortaleciendo los sistemas sanitarios con los farmacéuticos”, con el se quiere destacar la labor que desarrollan desde todos sus ámbitos de actuación y que permite incrementar la capacidad asistencial del conjunto del sistema sanitario.

La Unidad de Gestión Clínica de Farmacia del Hospital Universitario de Jaén ha realizado, en lo que va de año, a 11.096 dispensaciones a 2.696 pacientes a través de Telefarmacia. Por otra parte, hasta agosto de 2023, la consulta de pacientes Externos de esta Unidad ha atendido a 6.568 pacientes, con un total de 30.432 dispensaciones de medicamentos.

El pasado año se realizaron 42.919 dispensaciones a pacientes externos, tanto de manera presencial como mediante Telefarmacia, con un incremento del 14,6% con respecto al año anterior. En el caso de consultas presenciales, llegaron hasta las 26.290 dispensaciones presenciales, y mediante telefarmacia se realizaron 16.629 dispensaciones.

Junto a ello, en el año 2022 se elaboraron 33.164 mezclas de medicamentos peligrosos, un 14 % de incremento con respecto al año anterior, y correspondientes a 2.436 pacientes.

Precisamente, el Hospital Universitario de Jaén contará con nueva ‘sala blanca’ y nueva área de dispensación a pacientes externos que precisan de medicación que se proporciona exclusivamente en el hospital y que requiere de una evaluación y seguimiento por el farmacéutico hospitalario y para mejorar la calidad y seguridad en la atención farmacéutica de los pacientes.

Estas instalaciones, dotadas con sistemas tecnológicos avanzados, requieren una inversión superior a los 608.622 euros en obras de remodelación, que se están llevando a cabo en este momento en la antigua área de Rehabilitación del Hospital Universitario de Jaén, además de la inversión de 702.543 euros en un robot de dispensación de medicamentos, inversión financiada por Fondos de  la Unión Europea, a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia- Next Generation EU, instrumento financiero de la inversión C18.I1 Plan de inversión en equipos de alta tecnología del SNS, del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España.

La zona cuenta con un total de 137 m2, distribuido en sala de espera y cuatro consultas, así como un área para la instalación de un sistema compuesto por dos robots, uno de ellos para fármacos a temperatura ambiente y otro para medicamentos sensibles a la temperatura que se mantienen en una cámara refrigerada.

La instalación de esta nueva tecnología, permite ahorros de tiempos y costes importantes en cuanto a la organización, localización y dispensación de medicamentos. Asimismo, agiliza los tiempos de respuesta asistencial y la atención a los pacientes, ya que permite que los profesionales puedan dedicarle más tiempo a la atención farmacéutica.

La sala blanca cuenta con 131 m2, y están organizadas en diversas áreas que permiten la preparación de medicamentos en condiciones de máxima seguridad, garantizando su esterilidad, idoneidad y calidad. En ellas se elaboran diversos tipos de tratamientos como los destinados a pacientes con enfermedades oncológicas y hematológicas que requieren unas precauciones especiales para garantizar la seguridad de los profesionales que los manipulan y la de los tratamientos que se administran a pacientes.

Incremento de seguridad

Las salas permiten, además, incrementar la seguridad y la comodidad de los profesionales que preparan los medicamentos, gracias a estas dos nuevas cabinas de flujo laminar de seguridad biológica, en cuyo interior se elaboran los fármacos para evitar la suspensión de partículas en la sala y la posible contaminación de las preparaciones. Las salas para la preparación de medicamentos peligrosos cuentan con un sistema informático integrado que controla la identificación de los medicamentos por códigos de barras y la dosificación añadida por control de peso.

Su puesta en marcha ha requerido el diseño de un plan específico de formación destinado a los profesionales del servicio de Farmacia a través del cual se mejoran y actualizan los protocolos sobre la preparación de fármacos en una sala blanca. Igualmente, se han revisado los protocolos de limpieza y control de calidad que van a permitir elevar los estándares de seguridad para los profesionales.

Las salas habilitadas mejoran considerablemente las instalaciones de las que se disponía previamente, especialmente en la elaboración de medicamentos peligrosos, que hasta ahora se hacía en espacios muy reducidos en la segunda planta del Hospital Médico-Quirúrgico, y cuentan con diversos áreas: una sala de acceso, una de preparación y acondicionamiento general, una sala con presión negativa, dotada de dos cabinas de seguridad biológica y la preinstalación para un futuro robot de preparación de medicamentos.

Estas instalaciones son espacios cerrados, limpios y estériles consiguiendo unos niveles extremadamente bajos de contaminación. Para evitar los flujos de aire entre las distintas áreas, se dispone de un sistema de seguridad de doble puerta y un dispositivo mecánico-eléctrico que impide que ambas puertas permanezcan abiertas al mismo tiempo. Además, cada área dispone de un sistema de esclusas para facilitar la entrada de materiales y la salida de productos de un modo seguro.

Todos estos condicionantes han exigido un importante esfuerzo técnico respecto a la climatización de las salas y a las presiones que deben existir en cada una de las dependencias para la preparación de estos medicamentos.

El uso de estas instalaciones está regido por un estricto protocolo de uso, estando limitado el acceso exclusivamente a los profesionales que trabajan en ellas. Así, previamente a la entrada en las salas se debe realizar un exhaustivo lavado de manos y equiparse con el material de protección adecuado: gorro, calzas, mascarilla, guantes y bata estéril. El objetivo es que los profesionales puedan desarrollar su labor en un entorno seguro y protegido. Igualmente, existe un control minucioso sobre los materiales empleados para conservar la esterilidad y garantizar la idoneidad del espacio.