Adjudicación por 242.500 euros de la reparación del tramo de la N323-A en 2,2 kilómetros desde la rotonda de Los Olivares a la Universidad

415
INFRAESTRUCTURA

Adjudicada de las obras de reparación de firme de la N323-A desde la rotonda de Los Olivares a la Universidad y los dos centros comerciales por 245.524 euros.

Se trata de un tramo de 4 carriles y 2,2 kilómetros que supondrá una intervención en más de 30.000 metros cuadrados. El alcalde, Julio Millán, ha explicado que la empresa de obra civil que ha obtenido la mayor puntuación ha sido Maygar que, en cuanto formalice el contrato, iniciará las obras que tiene un plazo de ejecución de 2 meses. “Esta actuación vendrá  a mejorar la seguridad de vial en esta zona de la ciudad, próxima a la Universidad de Jaén y a dos zonas comerciales, que soporta un gran volumen de tráfico a lo largo de un tramo de 2,2 kilómetros que se encuentra bastante deteriorado porque, además, en esta zona se han desarrollado obras de grandes equipamientos de tipo comercial y docente”, ha añadido Millán, quien ha resaltado que este tramo va a experimentar también una afluencia de circulación mayor, una vez que el centro comercial Jaén Plaza funcione a pleno rendimiento a finales de este mes de mayo.

En esta zona, con evidentes deficiencias en el firme, se ha proyectado la rehabilitación superficial del firme con el fresado del que existe actualmente en las zonas más deterioradas, y el extendido de una capa de rodadura nueva, de 4 centímetros de espesor, constituida por hormigón asfáltico.

Ejecución de un muro de escollera.- Además, también se proyecta la ejecución de un muro de escollera junto al estribo del paso superior de la carretera de Torrequebradilla. En la actualidad existe un muro de gaviones, cuya sección no es suficiente para la contención del terreno, por lo que se ejecutará un muro de escollera que evite que el empuje del terreno continúe desplazando el muro de gaviones. Para ello, se ha proyectado un muro de 2 metros de altura libre y 50 metros de longitud. Con ello se persigue facilitar el drenaje entre los bloques pétreos y la adaptación a movimientos diferenciales del terreno, admitiendo ciertas distorsiones sin sufrir daños estructurales, todo ello integrando el muro en el entorno al tratarse de material natural. Por último, se proyecta la reposición de la señalización horizontal de la zona de actuación.