La Consejería de Cultura destaca la restauración del retablo de la Iglesia de San Bartolomé de Jaén

98

La Junta contribuye con una subvención de 30.000 euros a su conservación con las nuevas ayudas para preservar el arte sacro.

El delegado territorial de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Jesús Estrella, ha puesto en valor la contribución de la Consejería al proyecto de “Intervención de Restauración y Conservación del Retablo Mayor de la Iglesia de San Bartolomé de Jaén”, que ha sido presentado esta tarde en el templo con la presencia del propio delegado y del obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez. La Junta ha contribuido a esta iniciativa de la parroquia de San Bartolomé de Jaén con una subvención de 30.000 euros, dentro de una inversión total de 44.797 euros, gracias a las nuevas líneas de ayudas para conservación e inventario de bienes de arte sacro convocadas por la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico por primera vez en 2020. Estas subvenciones, ha destacado Jesús Estrella, han supuesto una inversión de 1,45 millones con 88 beneficiarios en Andalucía, tres de ellos en la provincia de Jaén que han obtenido subvenciones por un total de 87.667 euros. Al acto de presentación también asistieron los restauradores, José Luis Ojeda y Olga Cano.

El proyecto de conservación del retablo ha dado un giro al mal estado de este bien, catalogado con grado de protección integral en el Catálogo del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico de Jaén. Se trata del retablo renacentista de la Capilla Mayor, obra del escultor Sebastián de Solís, de 8,3 por 6,6 metros de estructura y soporte de madera, compuesto por imágenes en bulto redondo talladas también en madera, así como altos, medios y bajos relieves. Destaca la diferente calidad en la talla, que indica manufactura por diversos autores.

Se aprecia una policromía sobre un preparado previo. Es también relevante el sotabanco del retablo, que parece consistir en unos bloques macizos de mármol que sustentan el bien a modo de podio. La ejecución de la obra se realizó entre 1582 y 1587 por Sebastián de Solís, completándose posteriormente con el dorado y estofado.

Ha sufrido diferentes modificaciones a lo largo del tiempo, principalmente en el repertorio escultórico. Varias tallas originales desaparecieron en 1936, incluida la de San Bartolomé, y fueron reemplazadas por imágenes reutilizadas de otros lugares. Una intervención en 1928 descubrió las pinturas murales del siglo XV tras el retablo mayor. En 1961, se llevó a cabo otra restauración en la que se consolidó el retablo mayor.

El retablo se encontraba en estado de conservación grave, con diferentes alteraciones estructurales (grietas, fisuras y desencolado), desprendimiento de preparación, policromía y dorado, pérdidas de oro estofado, deposiciones de hollín, oxidación de la capa de protección, repintes muy visibles de intervenciones anteriores, vandalismo, expolio de piezas y objetos añadidos, entre otros factores.

Las actuaciones del proyecto han consistido en estudios previos, tanto fotográficos como de laboratorio, montaje de andamio, fijación de la obra, encolado de grietas y fisuras, eliminación de clavos y cera, consolidación de soporte, limpieza y reconstrucción volumétrica, estucado y desestucado; reintegración cromática: tratamiento preventivo contra insectos xilófagos y protección final. También se ha elaborado una propuesta de programa de mantenimiento para el bien.

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, a través de la Dirección General de Patrimonio Histórico y Documental, ha realizado tres convocatorias de ayudas dirigidas a la conservación, restauración e inventario de bienes muebles del patrimonio histórico con carácter religioso en los años 2020 y 2021, así como a la reactivación de actos culturales promovidos por agrupaciones, consejos, federaciones, uniones de hermandades y cofradías durante el año 2021 con un total de casi 6,3 millones de euros en poco más de dos años.

“Estas ayudas que atienden al patrimonio histórico de carácter religioso andaluz, contribuyen a su conservación, conocimiento y difusión y, por tanto, son dinamizadoras de la economía a través de la creación de puestos de trabajo especializados vinculados a la conservación y la restauración y con el refuerzo del turismo cultural, atraído, en muchas ocasiones, por la belleza de nuestras tradiciones”, ha recordado el delegado territorial.

De este modo, el Gobierno andaluz reconoce el compromiso, esfuerzo y dedicación de las hermandades, cofradías, corporaciones, parroquias y órdenes religiosas en el cuidado del patrimonio histórico de carácter religioso en Andalucía con un doble objetivo: ayudar en la preservación del rico patrimonio andaluz e incentivar a un sector, conformado principalmente por autónomos, pequeñas empresas y artesanos, que se ha visto gravemente afectado por la crisis sanitaria.

Los otros dos proyectos beneficiados en la provincia de las ayudas de 2020 para la restauración de arte sacro han sido para mejorar el estado de la pintura “Martirio de San Sebastián” de Martínez Domedel de la Catedral, a iniciativa del Obispado de Jaén y el trono de la Virgen de las Angustias de la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Cristo Descendido de la Cruz y Nuestra Señora de las Angustias. El Obispado de Jaén ha obtenido una subvención de 27.785 euros para un proyecto de restauración por valor de 34.732 euros. Asimismo, la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, con sede en la Catedral, ha obtenido una subvención de 29.882,45 euros para un proyecto de restauración por valor de 37.353 euros.