El Ayuntamiento instala el jardín vertical de bajo consumo hídrico en la fachada del mercado de San Francisco

474
MEDIO AMBIENTE

El concejal de Medio Ambiente, Antonio Losa, ha informado que han empezado los trabajos para colocar el jardín vertical en su nueva ubicación, la fachada del mercado de San Francisco, justo debajo de las letras que le dan nombre a este espacio comercial municipal y que está situado en la calle Joaquín Tenorio.

La nueva ubicación “cuenta con el visto bueno de la Comisión Técnica del Patrimonio Histórico Municipal de Jaén que adoptó el acuerdo el pasado 7 de junio  y tiene la firma de los técnicos municipales para asegurarnos de que todo cumple la normativa”. Antonio Losa ha explicado que hallar una nueva ubicación “no ha sido nada fácil, pues este tipo de jardines tienen una serie de condicionantes porque necesitan una toma de agua pública, un desagüe y tiene que estar en algo, sobre todo, para evitar que sea objeto de vandalismo”. En este sentido, el concejal de Medio Ambiente considera que la fachada del mercado de San Francisco es el lugar “ideal” para su colocación.

El jardín, de bajo consumo hídrico, ocupa una superficie de 15 metros cuadrados y albergará 718 plantas de 10 especies distintas. El edil ha explicado también que esta novedosa iniciativa se ha llevado a cabo en el marco del convenio suscrito en abril de 2023 entre el Ayuntamiento y la Fundación Unicaja Jaén para la realización de actividades tendentes a la promoción y el desarrollo de la ciudad y, en concreto, la ejecución de actuaciones en el ámbito protección y conservación del medio ambiente. “Estamos seguros de que este mural verde despertará el interés de quienes lo visiten, ya que se trata de una técnica llamativa que integra la naturaleza y la arquitectura de una forma natural en el espacio urbano, haciendo de Jaén una ciudad más sostenible”, ha apuntado.

Antonio Losa ha señalado que el jardín vertical “no destaca solo por su estética y originalidad, sino que uno de sus principales valores es que fomenta el ahorro de agua”. Y es que las plantas aromáticas que lo componen, además de tener una gran capacidad polinizadora, han sido seleccionadas por la belleza de sus hojas más que por la de sus flores y requieren escaso empleo de recursos hídricos, ya que la interactuación entre el sustrato de las mismas retiene la humedad y los nutrientes que la cubierta vegetal necesita. De esta forma, el jardín vertical “incorpora un sistema de riego con programador cuyo consumo de agua es muy bajo, solo 1 litro por metro cuadrado y día”, ha concluido.