El PP resalta la reducción del tiempo de espera para el especialista o ser operado en el sistema andaluz de salud

225
SANIDAD

Los populares inciden en que la Junta está acortando plazos en sanidad pese a crecer el número de pacientes, con el hándicap de “arrastrar un 60% de lista de espera no declarada» por el anterior gobierno socialista.

Señalan “la desfachatez de Espadas de ‘olvidar’ la pavorosa herencia del PSOE y criticar un sistema sanitario, que está funcionando, precisamente desde Cazorla, donde estuvieron casi una década para construir el hospital y encima resultó una chapuza cargada de deficiencias”.

El diputado autonómico del PP de Jaén, Manuel Bonilla, ha puesto en valor este domingo la reducción del tiempo de espera para ser operado y para pasar consulta en el Sistema Andaluz de Salud (SAS), la mayor del país desde 2018, “prueba de que pese a las dificultades el sistema funciona”. “Los pacientes jiennenses y andaluces tardan hoy menos en ser vistos por el especialista o intervenidos quirúrgicamente que cuando el PSOE estaba al frente de la Junta y todo ello después de haber pasado una pandemia que obligó a parar gran parte de la actividad y cerrar quirófanos y al envejecimiento progresivo de la población”, ha apuntado Bonilla.

El parlamentario ha insistido en poner de relieve el que se haya logrado acortar el tiempo de espera pese a crecer el número de pacientes. “El sistema está funcionando y lo demuestra que existen más derivaciones, más consultas externas y más intervenciones quirúrgicas y, además, se van a aumentar los medios, lo que prueba el compromiso del Gobierno andaluz. Con Juanma Moreno, Andalucía se ha convertido en la comunidad autónoma que más ha reducido el tiempo medio de espera, con 75 días menos para operarse con respecto a 2018 y 55 menos para consultas con especialistas. Somos muy conscientes de que las listas de espera son elevadas, pero los plazos se han acortado significativamente en estos cuatro años y medio y se está trabajando duramente para que sigan haciéndolo y más rápido”, ha expuesto.

En este sentido, Bonilla ha criticado el oportunismo del PSOE-A y su secretario general, Juan Espadas, “cuando deberían de tener un poco de pudor por cómo dejaron ellos la sanidad y arrimar el hombro porque cuando Juanma Moreno llegó a la presidencia de la Junta de Andalucía no solo encontró una sanidad prácticamente quebrada, con una deuda millonaria con la privada, sino que se topó con que las listas de espera de la pública no eran reales”. Desde entonces, Andalucía “arrastra un 60% de lista de espera no declarada» por el anterior gobierno socialista, “medio millón de pacientes ocultos en los cajones y que hubo que meter en las estadísticas oficiales y atender cuanto antes de la mejor manera”.

Para colmo, ha subrayado el popular, el señor Espadas “ha tenido la desfachatez de criticar la sanidad andaluza precisamente desde Cazorla, donde los socialistas estuvieron casi una década para construir un hospital de alta resolución y encima cuando se fueron decían que habían dejado terminado el centro sanitario, pero la realidad que es que habían dejado un edificio cargado de deficiencias”. “El Cuadro General de Baja Tensión había sido instalado sin cumplir la normativa, el Sistema de Producción de Agua Caliente Sanitaria no alcanzaba más de 50 grados, por lo que si no se tomaban medidas antes de la apertura del centro existía riesgo de proliferación de bacterias de Legionella, por no hablar de los problemas en el grupo electrógeno y las deficiencias en el sistema de climatización e iluminación de quirófanos y salas de reanimación. En fin, un despropósito que tuvo que arreglar el Gobierno de Juanma Moreno para que el hospital pudiera abrir sus puertas”, ha aseverado el parlamentario andaluz.

En cualquier caso, frente a los mensajes “alarmistas e irresponsables” del PSOE, Bonilla ha incidido en que Andalucía en 2024 alcanzará un nuevo hito al llegar al 7,5% del PIB para sanidad, que contrasta con el 6,1% del PIB que destinó el último gobierno socialista. El presupuesto para este año se traduce también en el aumento del gasto previsto por habitante que rozará 1.696 euros, 526 más que en 2018 con el PSOE al frente de la Junta. «Sabemos queda mucho por hacer para continuar mejorando la salud de los andaluces y los jiennenses y que por la falta de médicos en bolsa de trabajo para contratar o el envejecimiento de la población no es una tarea ni mucho menos sencilla, pero por eso se están aprobando partidas económicas para medidas concretas», ha indicado Bonilla, añadiendo que el presupuesto recoge 557 millones para nuevas infraestructuras sanitarias en la comunidad autónoma, incluido el inicio al fin de la obra del primer edificio de la Ciudad Sanitaria de Jaén. “Esa es la realidad por más que se empeñen algunos. Dato mata a relato”, ha apostillado.

Cuando termine 2023 el Gobierno andaluz habrá invertido en la provincia de Jaén un 330% más que entre 2011 y 2018, alcanzando los 140 millones de euros cuando el PSOE no llegó estando al frente de la Junta de Andalucía ni a los 43 millones de inversión en Jaén en ocho años. Las intervenciones que está llevando a cabo la Consejería de Salud y Consumo en nuestra provincia suponen actuar en el 87% de los 97 municipios, que hoy cuenta “con más profesionales, con mejores condiciones laborales y con equipamientos más modernos”

“En la salud no hay tiempo que perder y los andaluces pueden tener muy claro que la Junta no está de brazos cruzados y se van a poner en marcha medidas concretas para intentar reducir las listas de espera, como el plan especial para recortar las listas de espera de más de 700 millones, el autoconcierto para que los profesionales puedan voluntariamente trabajar más horas o conciertos clínicas concertadas «para actuaciones muy concretas cuando la sanidad pública no sea capaz de dar una respuesta a tiempo. No es privatizar la sanidad pública, es dar respuesta a pacientes pendientes de un procedimiento, con demoras superiores a 365 días, un método por cierto que instauró el PSOE», ha recordado Bonilla.