Dispositivo de seguridad para la próxima campaña de recolección de la aceituna

448
VIGILANCIA EN LA CAMPAÑA DE ACEITUNA

Todos los efectivos de la Comandancia de la Guardia Civil de Jaén participan en el operativo, incrementado la presencia en los tajos y reforzando la vigilancia en las almazaras y en los puestos de compra.

La Policía Nacional también ha diseñado un operativo específico para las cuatro ciudades en las que tiene competencias y realizará despliegues específicos en materia de extranjería por toda la provincia

La subdelegada del Gobierno de España en Jaén, Catalina Madueño, ha presidido la reunión con las organizaciones agrarias y de productores para la organización y la coordinación de los dispositivos de seguridad y control laboral durante la campaña de recogida de la aceituna en la provincia. Han participado los máximos responsables de la Guardia Civil, del Cuerpo Nacional de Policía, del Área de Trabajo de Inmigración y de la Inspección de Trabajo, así como los representantes provinciales de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag), Asaja, Infaoliva y Cooperativas Agroalimentarias, y de la Junta de Andalucía.

“Es fundamental mantener una estrecha coordinación, comunicación y colaboración entre todos los actores implicados para contribuir al mantenimiento de la seguridad en el campo. Se está trabajando desde todos los ámbitos para garantizar la seguridad en la aceituna y para que se desarrolle una campaña de recolección lo más tranquila posible. Asimismo, en el marco de la reunión se ha fijado una fecha previa para el comienzo de la rebusca, el próximo 1 de febrero, que se ratificará en función de cómo se desarrolle la campaña en una próxima reunión que se celebrará entorno al mes de enero”, ha informado Madueño.

En este sentido, Catalina Madueño ha puesto de manifiesto que la finalidad de esta reunión “es logar una mayor coordinación que tenga como resultado incrementar el nivel de seguridad en el ámbito rural”. Así, la subdelegada ha especificado que el trabajo de la Guardia Civil y el de la Policía Nacional se centrará en el impulso de la presencia de agentes en las zonas rurales y en seguir consolidando el nivel de colaboración y participación alcanzado con todos los actores implicados en la campaña agrícola”, ha puntualizado la subdelegada para añadir: “El sector agrario es un pilar fundamental en el desarrollo socioeconómico de nuestra provincia, por ello es importante que estos trabajadores se sientan tranquilos en el desarrollo de su labor”.

Del mismo modo, la representante del Ejecutivo ha insistido en hacer un llamamiento a la colaboración de los agricultores para evitar los robos, haciendo hincapié en dos cuestiones básicas: “La primera es que alerten a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en caso de que adviertan cualquier movimiento sospechoso. Se puede realizar a través del 062 o de otros canales alternativos, como la aplicación ALERTCOPS para poder enviar de forma inmediata la ubicación, imágenes o videos, a la Central Operativa de Servicios de la Guardia Civil. La segunda es extremar la cautela y no dejar maquinaria o aceituna ya recogida en el campo. No se pueden dar facilidades a los ladrones. Las estadísticas nos dicen que prácticamente uno de cada cuatro kilos de productos que son sustraídos ya estaban recolectados. Se ha avanzado en esta cuestión, pero tenemos que seguir incidiendo y no bajar la guardia al respecto”, ha matizado.

También, Catalina Madueño indicado que “todos los efectivos de la Comandancia de Jaén están trabajando en el operativo especial de la Guardia Civil para prevenir e investigar los robos en el campo durante la campaña de recolección de la aceituna”. En este sentido, cabe recordar que la orden de servicio de la Comandancia se adelantó en esta campaña un mes aproximadamente “con el fin de incrementar la sensación subjetiva de seguridad, evitar que se produzcan las sustracciones, y dar una respuesta cuando se registran los hechos delictivos” ha puntualizado la subdelegada para añadir que “cuando comienza la campaña de recolección de la aceituna, en nuestra provincia, la Benemérita se centra al cien por cien en esta labor con el fin ofrecer el máximo nivel de seguridad posible en el campo”.

Este dispositivo de seguridad de la Guardia Civil realizará labores de prevención, con un mayor incremento de la vigilancia en el los tajos y en los lugares de compra, y también de investigación, a través de las unidades de Policía Judicial, del Seprona y de los seis equipos específicos ROCA, ubicados en Baeza, Martos, Jaén, La Carolina, Andújar y Beas de Segura, que trabajan en la provincia y que están diseñados para combatir específicamente esta actividad delictiva. Del mismo modo, están previstos refuerzos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), del Escuadrón de Caballería y del servicio aéreo en caso de ser necesario.

En esta campaña, para el control desde el aire, la Guardia Civil incorpora un helicóptero dotado con tecnología de visión nocturna y cámara térmica, así como varios drones, que, a parte de los referidos sistemas, disponen de vuelo silencioso y programación por coordenadas, que permitirá realizar barridos de grandes extensiones de terreno, así como de difícil acceso, y regresar a base con todas las imágenes recogidas

Por su parte, la Policía Nacional también ha diseñado un operativo específico para las cuatro ciudades en las que tiene competencias (Jaén, Úbeda, Linares y Andújar). En este caso, los agentes de policía realizarán visitas directas a los tajos, vigilancias en los accesos a los puntos de recepción del fruto, controles en los transportes y despliegues específicos en materia de extranjería en toda la provincia, a lo largo de las próximas semanas durante su jornada laboral.

Por otro lado, la Inspección de Trabajo realizará el plan anual de inspecciones en las explotaciones agrarias con el objetivo de evitar que en los tajos se produzcan casos de contratación irregular de trabajadores y de que se cumpla la normativa en materia de relaciones labores, de Seguridad Social y de seguridad, especialmente con la maquinaria que se utiliza. Esta labor inspectora, a pesar de tener un efecto más preventivo que sancionador, está generalizando entre los propietarios la exigencia legal de contratar de forma regular a sus empleados.

En la pasada campaña, se realizaron casi 300 órdenes de servicio que arrojaron unos resultados de 18 infracciones en materia de seguridad y salud laboral, 14 concernientes la Seguridad Social y ninguna en el marco de empleo y extranjeros. “El equipo de inspectores y subinspectores controlará el cumplimiento de la normativa en cuestiones como la prevención de riesgos laborales, el control de las condiciones de trabajo, la contratación irregular y la utilización de maquinaria sin las correspondientes medidas de seguridad, mediante las visitas a los centros de trabajo, tanto en el campo como en almazaras y cooperativas”, ha afirmado Madueño.

Con respecto a la información proporcionada por el jefe de la Dependencia del Área de Trabajo e Inmigración de la Subdelegación del Gobierno, Pedro Garrido, la representante del Ejecutivo ha puesto el acento en que “los datos ponen de manifiesto que el fenómeno migratorio, en la provincia de Jaén, no está ceñido exclusivamente a la campaña de la aceituna”. Además, Madueño ha puesto de manifiesto que se han reducido considerablemente los plazos para conceder los permisos de trabajo a los trabajadores extranjeros.

Finalmente, la subdelegada del Gobierno ha pedido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, a los responsables de las administraciones públicas y a las organizaciones agrarias y de productores, mantener una colaboración “estrecha” para que esta “compleja” campaña, motivada por la escasez de la cosecha y el incremento de la cotización del aceite de oliva, se desarrolle con la máxima normalidad posible. También, Catalina Madueño ha insistido en la importancia de que tanto la ciudadanía, como el sector agrario de forma particular, colaboren en medida de lo que sea necesario con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, dando traslado de la información que pueda ser de utilidad para el desarrollo de la labor preventiva, así como denunciando los hechos delictivos de los que se tenga conocimiento.