Los niños ingresados en el Hospital de Jaén podrán jugar con dinosaurios a través de una aplicación de realidad aumentada

463
GRAF1687. JAÉN, 26/12/2017.- Complejo hospitalario de Jaén donde se encuentra ingresado el niño al que han tenido que amputarle una mano tras explotarle un petardo cuando iba a encenderlo durante la Nochebuena en la calle Murillo en el barrio de Peñamefecit de la capital jiennense. El niño se encuentra ya estable y en planta. EFE/ Carlos Cid Gaitán
SANIDAD

Los niños ingresados en el Materno-Infantil del Hospital Universitario de Jaén cuenta desde hoy con una novedosa aplicación para jugar con dinosaurios. El Museo Íbero de la capital jiennense ha acogido este viernes la presentación del proyecto, que ha contado con la presencia de la consejera de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía, Catalina García.

“Este tipo de iniciativas colaborativas vienen a sumarse a las desarrolladas dentro del Plan de Humanización que desarrolla la Consejería de Salud y Consumo, que buscan, expresamente, que el paciente se encuentre en un entorno lo más cómodo posible, creando espacios más amables y desarrollando prácticas que aborden la seguridad y la escucha activa a las necesidades de pacientes y familias”, ha indicado.

En concreto, son tres los hospitales donde se va a desarrollar este dispositivo, el Hospital Universitario de Jaén, el San Joan de Déu y Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, a través del proyecto “Esa Sonrisa”. La empresa tecnológica Lucatia, creadora del dispositivo para la Fundación Cleardent, busca humanizar la estancia de niños hospitalizados a través del juego de realidad aumentada ‘Saurus Kids’. De esta manera, los pequeños paleontólogos tendrán como misión descubrir huesos de dinosaurios escondidos en las zonas comunes, con un juego de realidad aumentada.

El objetivo de este proyecto es reducir las posibles sensaciones de ansiedad o estrés a los menores ingresados, brindándoles una experiencia interactiva que utiliza la tecnología de realidad aumentada para transportarlos a un mundo lleno de aventuras. El juego consiste en una aplicación móvil que se descarga en una Tablet. Los niños pueden explorar diferentes áreas del hospital para encontrar fósiles ocultos. Una vez que encuentran todos los fósiles necesarios, pueden usarlos para construir su propio dinosaurio e ir llenado su propio museo de historia.

Según han explicado el doctor Marcos Montolio y el doctor Ismael Cerezo, “el proyecto ha sido diseñado específicamente para ser fácilmente accesible para los niños hospitalizados”. “Es fácil de usar y, además, está diseñado para ser un juego colaborativo, lo que significa que los niños pueden jugar juntos y compartir sus descubrimientos. Los resultados de esta iniciativa son asombrosos: los niños experimentan mayor comodidad y seguridad en el hospital, ya que el juego resulta muy intuitivo y promueve la colaboración, permitiendo a los niños interactuar, lo cual garantiza estancias más amables, mayor adherencia a los tratamientos y una experiencia que trasciende en positiva para todos los familiares”.

“El proyecto ha podido ver la luz tras algo más de un año de intenso trabajo, que ha sido posible gracias a la colaboración y el asesoramiento de diversas organizaciones y profesionales”. Servicios de pediatría, enfermería y psicología han colaborado en esta iniciativa que ya está disponible por el momento en castellano, inglés y catalán.

“Desde la Fundación Cleardent –entidad privada sin ánimo de lucro que nace con la misión de construir un entorno más favorecedor en nuestra sociedad tanto en el ámbito educativo, sanitario como en el hospitalario– entendemos que lo que los niños perciben a través de sus sentidos afecta profundamente a su actitud y estado de ánimo y precisamente éste es el propósito de ‘Esa Sonrisa’. Se espera que el proyecto tenga un gran impacto en la calidad de vida de los niños hospitalizados y en su recuperación. Y poder escalarlo al máximo de hospitales infantiles posibles”.

Plan de Humanización

El Plan de Humanización del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA) constituye uno de los pilares fundamentales para ofrecer una atención de calidad centrada en la persona, en tanto que “está demostrado que la humanización de la atención sanitaria aumenta la calidad en la práctica clínica, la satisfacción de los profesionales y pacientes y conlleva una mejora en los resultados y en el uso de los recursos”, ha detallado la titular de Salud y Consumo.

Este plan, cuya aplicación es una responsabilidad de todos los profesionales en colaboración estrecha con asociaciones y representantes de la ciudadanía, persigue humanizar las relaciones, la gestión de los servicios, las instituciones en su conjunto, los espacios, los tiempos, la formación, e implicar a todas las instituciones, gestores, profesionales del ámbito de la salud, y, a la ciudadanía y tejido asociativo.

El Plan de Humanización cuenta con cuatro líneas estratégicas: la primera consiste en generar una cultura de humanización en el SSPA que impregne a toda la Organización Sanitaria. La segunda línea desarrolla acciones para promover espacios, recursos e innovaciones tecnológicas que garanticen el respeto por la dignidad del paciente. La tercera persigue potenciar una atención de calidad y personalizada, que contemple todas las dimensiones de la persona y aporte resultados tangibles para el paciente. Y, por último, la cuarta línea busca centrar la atención sanitaria en un marco de escucha activa, comunicación, decisiones compartidas y corresponsabilidad con el SSPA.

Todas las líneas de trabajo del Plan de Humanización están diseñadas para poder ser reproducidas en cualquier centro sanitario del Sistema Sanitario Público Andaluz y acercarse a la persona enferma desde una perspectiva integral, de lo científico y lo humano, desde una visión integral del ser humano que implique al propio paciente, a su familia y a todos los profesionales sanitarios, sociales y a las estructuras donde desarrollan su necesaria labor.

La implementación de esta estrategia supone unificar todas las medidas y actividades encaminadas a mejorar el confort de los pacientes, garantizar la privacidad e intimidad, la detección de pacientes frágiles y valoración de apoyo familiar o social, la atención orientada a la recuperación en personas con procesos crónicos que requieren adaptación de su proceso vital, la utilización de asociaciones, grupos de apoyo u otros recursos no sanitarios para pacientes y familias o el manejo adecuado de las habilidades de comunicación.