Carapaz y Evenepoel, dos capos en Peñas Blancas

58

Richard Carapaz (Ineos Grenadiers) ha sido el vencedor de la 12ª etapa de La Vuelta 22 en Peñas Blancas, la cuarta llegada en alto de La Vuelta 22 después una jornada de 192,7 kilómetros con salida desde Salobreña. El ecuatoriano logra su primera victoria parcial en la Gran Vuelta española siendo el más fuerte de la numerosa escapada que ha llegado destacada a la meta de una jornada donde Remco Evenepoel (Quick-Step Alpha Vinyl Team) ha vuelto a sumar puntos como favorito a la victoria final de la carrera. El belga, a pesar de sufrir una caída, ha vuelto a ser el más fuerte entre los aspirantes a la victoria final y vestirá La Roja por séptimo día consecutivo.

Desde la salida desde el municipio granadino de Salobreña se ha visto que eran muchos los corredores que querían estar en la fuga del día camino de la cuarta llegada en alto de La Vuelta 22. Se ha tenido que ver cerca de una hora de batalla hasta que se ha consolidado la escapada del día (47,3 km/h de media en la primera hora de carrera). Finalmente, se ha formado una fuga de 32 ciclistas entre los que destacaban el campeón olímpico Richard Carapaz (Ineos Grenadiers), dos vencedores de etapa en esta edición de La Vuelta como son Marc Soler (UAE Team Emirates) y Jay Vine (Alpecin-Deceuninck) o Wilco Kelderman (Bora-hansgrohe) como ciclista mejor situado en la general (21º a 14’04” del pelotón), entre otros.

Solamente el equipo del líder, Quick-Step Alpha Vinyl Team, trabajaba en cabeza del pelotón, mientras que la potente y numerosa escapada hacía camino hasta llegar al pie del puerto de Peñas Blancas con cerca de 11 minutos de ventaja. Antes de ese momento, el italiano Samuele Battistella (Astana Qazaqstan) ha intentado seleccionar la escapada con un ataque en solitario al que nadie ha respondido hasta que ha reaccionado el equipo Alpecin-Deceuninck, que tenía a Taminiaux y Vermeersch para apoyar a su compañero Jay Vine, líder de la montaña de La Vuelta 22. En el pelotón, las alarmas han saltado solamente con una caída del líder de la carrera Remco Evenepoel a unos 50 kilómetros de la meta, pero el belga ha vuelto al grupo sin aparentes consecuencias.

Al llegar las primeras rampas del puerto final, el equipo Bora-hansgrohe ha seleccionado la fuga al ritmo de Matteo Fabbro, pensando en las opciones de Wilco Kelderman. Sin embargo, nadie ha podido reaccionar cuando Richard Carapaz (Ineos Grenadiers) ha lanzado su ataque a 2 kilómetros de la cima malagueña. El segundo clasificado de La Vuelta 20 se ha marchado solo y ha podido celebrar la victoria en solitario en la meta, 9 segundos por delante de Kelderman y a 24 de Marc Soler (UAE Team Emirates). Una victoria de etapa que supone el primer triunfo ecuatoriano en la historia de La Vuelta.

Entre los favoritos, Jumbo-Visma ha tomado el mando en el puerto final, con el ritmo primero del australiano Rohan Dennis y después de Chris Harper. Parecía que el dorsal 1 de La Vuelta 22 Primoz Roglic podía hoy lanzarse al ataque, y finalmente quien ha intentado desbancar al líder ha sido Enric Mas (Movistar Team), con un movimiento a unos seis kilómetros de la cima al que Remco Evenepoel (Quick-Step Alpha Vinyl Team) ha respondido rápidamente. El belga, imperial un día más, ha controlado todos los movimientos durante la subida y ha acabado siendo nuevamente él quien marcaba el ritmo en primera persona, cruzando la meta de Peñas Blancas con señales de su caída en su culotte pero encabezando una vez más el grupo de aspirantes a la victoria final de la carrera.

Así pues, Evenepoel vestirá mañana La Roja de líder de La Vuelta por séptimo día consecutivo en la 13ª etapa, una etapa llana de 168,4 kilómetros entre Ronda y Montilla. El belga mantiene los mismos 2’41” sobre Primoz Roglic (Jumbo-Visma) y 3’03” sobre Enric Mas (Movistar Team), que han vuelto entrar hoy a su rueda.