El Palacio Provincial y el Olivo Arena se iluminarán el lunes de rojo para sensibilizar sobre la enfermedad del Parkinson

494

Diputación atiende la petición de la Asociación Muévete por el Parkinson Jaén para celebrar el Día Mundial dedicado a este padecimiento que afecta a 6 millones de personas en el mundo.

El Palacio Provincial de la Diputación y el Palacio de Deportes Olivo Arena se vestirán el próximo lunes de rojo para concienciar a la ciudadanía sobre la enfermedad del Parkinson, que celebra su Día Mundial el 11 de abril. De esta forma, la Administración provincial atiende la petición realizada por la Asociación Muévete por el Parkinson Jaén, que con esta acción pretende sensibilizar a la población acerca de esta enfermedad neurodegenerativa que padecen actualmente unos 6 millones de personas en el mundo, según estima la Asociación Europea de la Enfermedad de Parkinson (EPDA), aunque se prevé que para el año 2030 la cifra de afectados se duplique.

La Organización Mundial de la Salud declaró en 1997 el 11 de abril como Día Mundial del Parkinson, coincidiendo con el aniversario de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 descubrió lo que en aquel tiempo llamó parálisis agitante y que hoy se conoce como enfermedad de Parkinson. Fue unos años después, el 11 de abril de 2005, cuando se presentó el tulipán rojo como símbolo mundial de esta enfermedad en la Novena Conferencia Mundial de la Enfermedad de Parkinson, celebrada en Luxemburgo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, este transtorno afecta a 1 de cada 100 personas mayores de 60 años y con iniciativas como la iluminación de edificios señeros en ciudades de todo el mundo, como es el caso del Palacio Provincial y el Olivo Arena en Jaén, se pretende luchar contra los estigmas sociales que sufren los pacientes diagnosticados con esta enfermedad, sobre todo debido a los síntomas externos de esta patología neurológica.

Con la celebración de este Día Mundial del Parkinson, se invita a la reflexión y a entender un poco más a todas aquellas personas que tienen que sufrir el lento y progresivo deterioro que genera este trastorno. Gracias a las campañas de concienciación, a nivel mundial se han podido visibilizar a las víctimas de este padecimiento y se ha permitido dejar a un lado el estigma y la incomprensión que existía en el pasado.