Técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear evalúan el nuevo acelerador lineal del Complejo Hospitalario de Jaén

703

Técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) evalúan ya el nuevo acelerador lineal de electrones (ALE) instalado en el Complejo Hospitalario de Jaén para el tratamiento de enfermedades oncológicas. Los técnicos deben evaluar las instalaciones y cerciorarse de que se cumple con todas las normas de seguridad previstas para estos casos.

El acelerador ya ha pasado la fase de pruebas por parte de la empresa proveedora. Además, los físicos del Complejo han realizado los trabajos de calibración y ya se está a la espera de que el Consejo de Seguridad Nuclear dé el visto bueno definitivo y la autorización correspondiente para que pueda comenzar a funcionar.

De ir todo bien, el nuevo acelerador estará en funcionamiento en el primer trimestre de este año. Las mismas fuentes señalan que al tratarse de una máquina de última tecnología va a permitir que tratamientos de radioterapia que hasta el momento se deriven a otras provincias, a partir de su puesta en marcha se traten en el Complejo, o lo que es lo mismo poner fin a los viajes que debían hacer algunos pacientes para recibir su tratamiento de radioterapia.

La puesta en marcha de este nuevo equipo supondrá el cese de la actividad para el más antiguo de los aceleradores de electrones que hay en el Complejo y que se remonta a 2005. De esta forma será retirado para dejar espacio al segundo acelerador donado por la fundación del conocido empresario textil gallego.

La idea, según se sostiene desde el Complejo, es que en el primer trimestre de 2020 estén en pleno rendimiento los dos aceleradores donados por la Fundación Amancio Ortega junto con el que se instaló en 2015.

Los nuevos aceleradores contemplan tecnología punta lo que supone un porcentaje de acierto más elevado y una menor repercusión en el cuerpo del enfermo. Los dos incorporan mecanismos de precisión sustentados en avances tecnológicos que permiten atacar a las células cancerígenas sin que la radiación afecte a otros tejidos del paciente.

La entrada en servicio del nuevo acelerador ya ha supuesto la creación de tres nuevos empleos en el Complejo, que se corresponden con un radiofísico, un médico oncólogo radioterápico, y una técnico. Los tres se encuentran ya trabajando y formándose para trabajar con el nuevo acelerador.

El nuevo acelerador lineal, que se suma a los dos de los que ya dispone este centro hospitalario, va a beneficiar a unos 450 pacientes al año con diferentes tipos de tumores.