El PSOE acusa al alcalde de permisividad extrema con la empresa Castillo

450

El PSOE acusa al alcalde, Javier Márquez, de mantener una actitud de “permisividad extrema” con la empresa Castillo, a la que “deja hacer y deshacer a su antojo, sin exigirle responsabilidad alguna por el servicio que presta, por la ausencia de auditoría pública o por la desactivación de la aplicación móvil de los autobuses, que lleva fuera de juego 8 meses”. A esto hay que sumar la “condescendencia” de un alcalde que le permite a Castillo “jugar con el salario de los trabajadores en su estrategia de presión contra el Ayuntamiento para cobrar el dinero que se le debe”.

La concejala socialista Matilde Cruz lamenta la “absoluta falta de autoridad” del alcalde sobre la concesionaria y critica “esta dejación de funciones” del equipo de gobierno, cuya obligación “es velar por la calidad de los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía”. “Esta situación sólo puede incidir negativamente en la calidad del servicio que se presta. Parece que esta empresa se cree la reina del mambo y lo peor es que el Ayuntamiento le baila el agua. Es sencillamente inadmisible”, subraya.

Cruz califica de “tomadura de pelo” que la app del servicio de autobuses lleve meses inactiva. En el mes de febrero el PSOE recibió las quejas de varios usuarios del transporte público porque el sistema a través de teléfono móvil para el control de paso por las distintas paradas de las líneas de bus no funcionaba. A eso se añadía de que la información sobre aquellos trayectos que discurrían por la Carrera antes de la peatonalización no se había cambiado ni en la página web del Ayuntamiento ni en los paneles informativos de las marquesinas, lo que afectaba a los usuarios a la hora de calcular tiempos de espera.

Meses después de aquella denuncia, la aplicación móvil (que además solo servía para móviles con sistema Android y no IOS) continúa sin funcionar y el Ayuntamiento sigue sin exigir a la concesionaria que reactive la aplicación. “Tampoco se han cambiado los paneles de las marquesinas y en la web del Ayuntamiento en el apartado de transporte público solo aparecen las pestañas relacionadas con la información para reclamar a la empresa, las tarifas y el bonobús”, indica la edil.

Cruz explica que el alcalde anunció hace ya más de cinco meses que la app estaría actualizada en breve. “Nada sabemos desde entonces, llega el comienzo del curso escolar, la actividad laboral vuelve a la ciudad y así seguimos”, reprocha.

La concejala critica duramente que el alcalde sea incapaz de controlar y de exigir a la concesionaria del transporte urbano, que tiene en los usuarios del transporte público “a sus conejillos de indias”. “Por cada paso adelante que la oposición le arranca a Castillo, el PP le deja dar luego cinco o seis atrás”, remarca. En este sentido señala que después de que el PSOE consiguiera con una moción que se pusieran en marcha el transbordo y una línea nueva para conectar el Bulevar con Las Fuentezuelas y la Universidad, ahora el alcalde consiente que la empresa no cumpla con el recorrido de este nuevo servicio, que se queda en la Avenida de Arjona y que se pague una tarifa por un billete de transbordo sin saber en base a qué cuentas de la empresa, puesto que está pendiente auditar la concesión públicamente.

Tampoco se cumplen otros compromisos arrancados por la oposición, como la ampliación de horarios de la línea 15 al casco antiguo, que empieza a funcionar después que las demás y acaba su servicio antes, en horarios siempre incompatibles con la universidad, los institutos o los trabajos. “Ni siquiera cumple Márquez con el mandato que el anterior regidor, Fernández de Moya, quien lo puso en la Alcaldía, hizo a la empresa para que los nuevos autobuses que se adquirieran fueran microbuses que mejorasen los servicios al casco antiguo y la zona Sur”, recuerda.