El Hospital de Jaén implanta un nuevo circuito para mejorar la atención a pacientes paliativos

530
SANIDAD

Profesionales del Servicio de Oncología Radioterápica trabajan en el manejo paliativo de los síntomas relacionados con el cáncer.

El Hospital Universitario de Jaén ha implantado un nuevo circuito para la mejora de la atención sanitaria a pacientes paliativos. Se trata de un proyecto dirigido por el jefe del servicio de Oncología Radioterápica del Hospital de Jaén, Miguel Martínez Carrillo, en colaboración con la Unidad de Cuidados paliativos de este centro y provincia. “Las ventajas son enormes, desde establecer un circuito diferenciado con respecto al resto de pacientes tratados con intención curativa, evitar demoras con un acceso inmediato a la Unidad desde cualquier punto de atención oncológica, disponer de una atención y protocolos homogéneos, hasta su integración en el funcionamiento de las distintas Unidades de Cuidados Paliativos de la provincia”, ha indicado Miguel Martínez.

“Desde que se ha implantado este proyecto en nuestro hospital las ventajas para estos pacientes al tener un acceso rápido y diferenciado a un tratamiento como la radioterapia paliativa han sido enormes y está sentando las bases de un modelo que podría ser de utilidad para otros centros”, ha indicado Miguel Martínez. Entre estas ventajas destaca una respuesta rápida y acceso más precoz a los tratamientos de radioterapia paliativa con el compromiso de que el paciente es valorado y en su caso tratado dentro de las primeras 24-48 horas tras ser remitido y en un solo acto único evitando traslados innecesarios, el unificar criterios de indicación, selección de pacientes, de esquemas de radioterapia de tratamiento único o inferiores a 5 fracciones (hipofraccionados) más eficientes, el  seleccionar pacientes candidatos a técnicas especiales ablativas de alta dosis (SRS, SBRT) sobretodo en oligometastasis o mejorar  la comunicación con los profesionales de los servicios remitentes y Atención Primaria.

Del mismo modo, los profesionales que desarrollan esta labor están en continua interrelación con la Unidad de Cuidados Paliativos de referencia de este centro o del resto de los hospitales comarcales de la provincia.

Todos los pacientes tratados con intención paliativa disponen de un circuito diferenciado del resto de pacientes que acude a Radioterapia, y en la práctica totalidad de estos, se diseña el tratamiento de radioterapia y son tratados en una misma jornada tras ser valorados por un equipo especifico compuesto por un oncólogo radioterápico, radiofísico, técnico en radioterapia y enfermera, y con una estancia en una sala de espera diferenciada que permite unos cuidados de enfermería personalizados.

“El grado de satisfacción no solo entre los pacientes tratados sino entre el resto de profesionales que remiten para tratamiento a estos pacientes es enorme, al permitir un acceso rápido y eficaz a estos pacientes para controlar todos los síntomas que aparecen en etapas avanzadas de la enfermedad y que tanto perjudican su calidad de vida”, ha señalado Miguel Martínez.

“La implantación de este proceso ha venido a completar el muy alto nivel de los cuidados paliativos oncológicos que se llevan a cabo tanto en nuestro centro como en el resto de los centros hospitalarios de la provincia. Son muchos los planes de futuro que tenemos todo el equipo para completar este proyecto, como adecuar el área de estancia diurna de pacientes que acuden a tratamiento paliativo con la próxima inauguración de dos habitaciones acondicionadas dentro de la unidad, y cerca del área de tratamiento, para comodidad de los pacientes y familiares mientras esperan la administración de radioterapia, acceso on line de pacientes y familiares a profesionales de referencia, seguimiento a distancia, entre otros”.

Tratamiento paliativo

El tratamiento paliativo con radioterapia constituye una herramienta de gran utilidad para el manejo de ciertas situaciones clínicas y múltiples síntomas que los pacientes con cáncer presentan. Puede, por ejemplo, contribuir al control rápido del dolor, disminuir o prevenir complicaciones debido a enfermedad metastásica como fracturas, compromisos medulares, neuralgias, hemorragias, obstrucciones digestivas o respiratorias, o síntomas neurológicos secundarios a metástasis cerebrales.

“En contraste con la radioterapia radical en la que el objetivo es la curación del cáncer, la radioterapia paliativa persigue controlar los síntomas secundarios al cáncer y aumentar la calidad de vida en estos pacientes, resultando tremendamente efectiva en el control de todos estos síntomas y con unos efectos secundarios mínimos”, ha indicado Martínez. “La utilización de la radioterapia con intención paliativa ha crecido de manera vertiginosa en los últimos años por múltiples motivos, entre los que podemos resaltar la gran efectividad en la paliación de síntomas, la alta costo-efectividad, los mínimos efectos secundarios asociados, la mayor sensibilización de otras especialidades oncológicas y una mayor disponibilidad de los servicios de Oncología Radioterápica, con el aumento progresivo en dotación de recursos humanos y tecnológicos”, ha enfatizado Miguel Martínez.

En general, entre un tercio y la mitad de los de los pacientes remitidos para recibir radioterapia son tratados con intención paliativa. En el Hospital Universitario de Jaén, solo en el año 2023, han sido tratados más de 400 pacientes, lo que representa ya más del 30% de los tratamientos de radioterapia administrados en el último año.