El Hospital de Jaén diagnóstica en torno a 400 casos de cáncer de piel en lo que va de año 2023

414
CÁNCER DE PIEL

El más común entre la población jiennense, el carcinoma basocelular, suma 250 casos de enero a junio de este año. El centro se adhiere a la conmemoración del Día Mundial contra el cáncer de piel ofreciendo consejos para prevenirlo y detectarlo.

El Hospital Universitario de Jaén se suma un año más a la conmemoración del Día Mundial contra el cáncer de piel, que tiene lugar el 13 de junio, para lo que ofrece, a través de distinto material audiovisual, una serie de consejos para prevenirlo y claves para poder detectarlo, con la intención de dar la “necesaria importancia que tiene este tipo de cáncer y sus efectos en el ser humano”, apunta la especialista de la Unidad de Dermatología del Hospital Fátima Moreno Suárez, que añade que “es el cáncer más frecuente, ya que se pueden diagnosticar hasta un millón de casos en el mundo en un año”.

Existen dos grandes grupos de este tipo de cáncer, por un lado, el “no melanoma”, el que se da en la mayoría de los casos y que se clasifica en los dos tipos de carcinomas, los basocelulares y los espinocelulares. El carcinoma se caracteriza por la aparición de lesiones que crecen bastante en poco tiempo y que pueden ulcerarse y llegar a sangrar. El otro gran grupo es el del melanoma, el que más preocupa a los especialistas puesto que se trata del más agresivo y el que presenta una mayor mortalidad.

En lo que va de año, en el centro se han diagnosticado en torno a 400 casos de cáncer de piel. El más común es el carcinoma basocelular, por el que han resultado afectados de enero a junio 250 pacientes de los que han acudido a este servicio del Hospital jiennense, seguido del carcinoma espino celular, con un total de 100 casos, y del melanoma, que ha afectado a 60 pacientes.

En Jaén se produce una alta incidencia de cáncer de piel, según Fátima Moreno Suárez, debido, entre otros motivos, “al peso del sector agrario en el tejido laboral de la provincia, que conlleva que haya un gran número de profesionales que literalmente se han dejado la piel en años de trabajo en el campo”.

Factores de riesgo

Entre los principales factores de riesgo a la hora de padecer cáncer de piel se encuentran el tener una piel clara, los ojos claros, ser una persona pelirroja o rubia, tener muchos lunares o tener antecedentes familiares en los que se haya dado la enfermedad. En cualquier caso, para los profesionales, uno de los principales factores desencadenantes del cáncer de piel es la exposición solar. En este sentido, la dermatóloga del Hospital Universitario de Jaén señala que “personas que hayan tomado mucho el sol o que hayan tenido un trabajo foto expuesto, como agricultores, trabajadores de la construcción, deportistas que desarrollen su actividad principalmente al aire libre, cazadores y otros pueden desarrollar cáncer de piel”.

Cómo detectar el cáncer de piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, lo que permite que cualquier lesión que pueda ser susceptible de responder a un tipo de cáncer de piel sea visible. Así, ante cualquier lesión de rápido crecimiento o que sangre es conveniente consultar al especialista. También, aquellas personas con lunares que puedan estar cambiando de aspecto en poco tiempo, cuyos bordes se han puesto irregulares o que se queda sin color o al contrario, presenta variedad de colores, que pica, irrita o sangra con frecuencia, se debe consultar al médico para poder ser derivados a la consulta de Dermatología.

Cómo prevenirlo

Según la especialista del Hospital de Jaén, “está en nuestra mano prevenir el cáncer de piel porque, además, es uno de los tipos de cáncer en los que es más fácil actuar para evitarlo, manteniendo hábitos ‘foto saludables’, que consisten en la utilización de una buena foto protección solar de amplio espectro, sobre todo en épocas de mayor radiación solar, como pueden ser en la provincia a partir de la primavera y hasta que finaliza el verano, pero más si cabe, si vamos a ir a la playa o a la piscina, renovándola aproximadamente cada hora cuando estamos en estos lugares”.

Del mismo modo explica que también existe un tipo de foto protección oral, “que consiste en unas cápsulas que contienen una serie de antioxidantes y minerales que actúan como complemento a la foto protección solar tópica, pero nunca la sustituyen”. Así mismo, recomienda “buscar sombras, utilizar sombreros, el uso de gafas de sol homologadas y algo muy importante, no utilizar dispositivos ni cabinas de bronceado por rayos uva, puesto que su uso puede producir envejecimiento de la piel y, por lo tanto, la aparición cáncer de piel, ya que estos dispositivos son otra fuente de radiación ultravioleta”.

La doctora Moreno Suárez incide igualmente en la necesidad de “inculcar en los niños la importancia de la foto protección, acostumbrándolos a utilizarla, ya sea cuando vayan al cole, pero sobre todo para las actividades veraniegas” y añade que “debemos cambiar el modelo aceptado socialmente acerca de que el bronceado es algo bonito o está de moda ya que, ni más ni menos, el bronceado es un mecanismo de defensa de la piel”. Así mismo, destaca que “los trabajadores foto expuestos, como los mencionados, deben utilizar la foto protección a diario y renovarla siempre que sea posible mientras desarrollan su actividad”.