El Ayuntamiento invierte 120.000 euros en el arreglo de caminos en Las Cabezadas y Pago de Pozuela y la mejora de calles en Puente Tablas

137

El alcalde, Julio Millán, y el concejal de Mantenimiento Urbano, Javier Padorno, han recorrido los caminos rurales en los que el Ayuntamiento ha invertido 120.000 euros para mejorar su estado y reparar problemas como hundimientos, así como las vías del Puente Tablas en la que también se han ejecutado proyectos de mejora. Estos trabajos se han ejecutado en Las Cabezadas y Pago de Pozuela, así como en el núcleo residencial, que habían sufrido destrozos a consecuencia de las lluvias de septiembre del año pasado.

Se han puesto en marcha dos proyectos distintos, uno en Pozuela y Puente Tablas, por un importe superior a los 80.000 euros, que han permitido, en el caso del camino, que  se limpiaran los arrastres de tierra, acumulados en los márgenes, además de construirse una obra de fábrica para dar salida a las aguas que procedan de la cuneta y la construcción de un muro de escollera, para proteger un talud, así como un babero de hormigón para proteger esta estructura de la erosión. En el caso de Puente Tablas, las intervenciones se han centrado en las calles Sevilla, Carmona, Ceuta y Jaén. En estas se ha repuesto el pavimento deformado y hundido por el arrastre de las lluvias.

Para ello, se ha reparado un imbornal en la calle Ceuta, para dotar a la zona de otro de mayor capacidad, además de recuperarse una zona verde, con juego biosaludables, y acometerse otros trabajos en estas vías, como la apertura de la caja de la calzada, compactación del fondo y la extensión de aglomerado en caliente, sobre una capa de zahorra artificial, con lo que se ha acabado con las deformidades del terreno causadas por las fuertes precipitaciones, además, se han descubierto pozos de recogida de aguas pluviales, taponados durante años. En cuanto al Camino de las Cabezadas, proyecto con un presupuesto en ronda los 40.000 euros, se ha trabajado a partir del kilómetro 0+850, donde se ha corregido un deslizamiento del terreno que afectaba a la seguridad de los vehículos y las personas que pasaban por allí, con trabajos en dos tramos, de 50 metros cada uno.

Para la subsanación de esta deficiencia, se ha optado por una escollera de protección, al pie del talud, lo que ha implicado una excavación hasta dos metros y medio para ejecutar unos cimientos de piedra y hormigón que dan estabilidad al levantarse hasta la coronación del firme. La intervención se ha completado con el asfaltado con aglomerado caliente y la colocación de una valla, tipo bionda, que proporcione seguridad en el tramo y evita caídas al canal de riego existente. A consecuencia de caz, el firme estaba deformado y hundido, lo que se ha solventado con esta intervención. El concejal de Mantenimiento Urbano, Javier Padorno, ha destacado que, una vez acometidas estas obras que, como ha recordado, “son las primeras en décadas”, el objetivo es no descuidar el mantenimiento, en paralelo a acometer otras intervenciones que redunden en aspectos como mejorar la anchura del Camino de las Cabezadas.

Los responsables municipales han estado acompañados, durante su visita de responsables de las asociaciones vecinales de Entre Ríos y Puente Nuevo, así como Pago de Juan Ramos, Puente Tablas y Pago de Pozuela, a los que han trasladado el objetivo municipal de continuar implementando mejoras en estos núcleos de población.