La Junta potencia el acompañamiento a víctimas de delitos en la provincia a través del SAVA

44

SERVICIO DE ATENCIÓN A LAS VÍCTIMAS

El delegado del Gobierno ha visitado este servicio en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. El 50% de los casos atendidos en el Servicio de Atención a Víctimas corresponden a mujeres que han sufrido violencia de género.

La Junta de Andalucía avanza en la protección y acompañamiento de las víctimas de delitos con el Servicio de Atención a Víctimas de Andalucía (SAVA), dependiente de la Consejería de Justicia Administración Local y Función Pública. El delegado del Gobierno en Jaén, Jesús Estrella, ha visitado las instalaciones de este centro en el que el 50% de las personas atendidas son víctimas de delitos de violencia de género. Una visita en la que ha estado acompañado por el delegado territorial del área, Javier Carazo, y la asesora de programas del Instituto Andaluz de la Mujer en la provincia, Ángeles Isac.

“Desde el SAVA prestamos un servicio integral a todas aquellas personas que son víctimas de un delito, sea cual sea su naturaleza, pero en este 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, abordamos que el 50% de las víctimas atendidas en la provincia de Jaén son precisamente por este tipo de violencia”, ha explicado Jesús Estrella. En este sentido, el delegado ha detallado que este servicio, que es público, gratuito y universal, supone un acompañamiento articulado por un equipo multidisciplinar, integrado por psicólogos, trabajadores sociales y juristas, que abarca la llamada “victimización secundaria”, que es el proceso por el que pasa una persona víctima de un delito.

Jesús Estrella ha puesto en valor que en estos últimos 3 años y medio no sólo se ha reforzado este servicio con la incorporación de nuevos profesionales, sino que también se ha convertido en itinerante. Además de las sedes de la capital y de Úbeda, el equipo de profesionales del SAVA se desplaza por la provincia jiennense para atender los casos en los que sean requeridos. “El haber constituido este servicio en itinerante ha posibilitado que abarquemos un mayor número de atenciones: mientras que la media de los 10 años anteriores se situaba en 700 víctimas, en 2021 se atendieron a 2.071 personas y, en lo que ha transcurrido de 2022, ya se han realizado 1.964 atenciones, con lo que se superarán las cifras del año pasado”, ha detallado el delegado del Gobierno.

El delegado del Gobierno ha lanzado un mensaje a todas aquellas personas que puedan haber sido víctimas de un delito: “desde la Junta de Andalucía ponemos a su disposición a un equipo de profesionales perfectamente capacitados para acompañar a estas personas, rentabilizando los recursos que la administración andaluza articula para que no estén solos”, ha subrayado.

Visibilizar y dar a conocer a todos aquellos que puedan haber sido víctimas de un delito, debemos recordarles que desde la Junta de Andalucía existe un equipo profesional, cualificado, multidisciplinar para que no se sientan desorientados ni desamparados y que conozcan los recursos a los que tienen derecho y, en última instancia, rentabilizar el sistema de recursos que la administración articula para que sepan que no estarán solos en el proceso que se inicia cuando son víctimas de un delito.

La media de atención en los 10 años anteriores era de 700 víctimas, en 2021 se han atendido a más de 2000 personas. No porque haya más delitos, sino porque llegamos a más personas en el territorio jiennense. En 2022 una cifra cercana a las dos mil personas.

Salas Gessel

Otra de las funciones del SAVA consiste en colaborar con juzgados y fiscalías en la toma de declaración de las víctimas, de tal modo que al estar acompañadas puedan tranquilizarse y ofrecer un testimonio más completo. También desarrollan pruebas preconstituidas para menores y personas especialmente vulnerables, que son atendidas en las salas Gessel; un punto en el que la provincia de Jaén fue pionera al instalar este recurso. Se trata de unas dependencias divididas en dos habitaciones separadas por un cristal de grandes dimensiones que permite la visión de lo que ocurre en una de ellas, pero no al revés. Se utilizan para que las declaraciones y las exploraciones se puedan realizar en condiciones de tranquilidad, sosiego y protección con un interrogatorio ante el juez o el fiscal, cumpliendo con los requisitos que recoge el estatuto de la Víctima. En la provincia de Jaén existen 5 de estas salas (2 en Jaén, 1 en Martos, 1 en Linares y 1 en Úbeda).