La Biblioteca Provincial inaugura la exposición “Tesoro del mes: Incunable impreso en 1492”

172

Jesús Estrella destaca la importancia de poner en valor documentos históricos para acercar a la ciudadanía a los libros y la cultura.

La Biblioteca Pública Provincial de Jaén continúa con su ciclo de muestras de fondos patrimoniales con la inauguración de la exposición del “Tesoro del mes: Incunable impreso en 1492”. El delegado de Cultura y Patrimonio Histórico, Jesús Estrella, ha asistido a la apertura de la muestra, donde ha destacado la importancia de divulgar documentos de alto valor histórico como un reclamo para acercar a la ciudadanía a los libros, a la historia y, en definitiva, a la cultura. De esta manera, señala el delegado que se mantiene la labor para proyectar a la biblioteca provincial como un referente bibliográfico, pero también como sede referente de la cultura y de la historia para los jiennenses.

Se denomina incunable a todo libro impreso en el siglo XV. El término hace referencia a la época en que los libros se hallaban «en su cuna», es decir en los inicios de la nueva técnica para hacer libros utilizando una prensa, la imprenta de tipos móviles, inventada por Gutenberg en 1453, que revolucionó por completo la industria del libro y favoreció su comercio. La apariencia de estos primeros impresos es muy similar a la de los manuscritos de su época. No se pretendía cambiar la forma del libro, sino reproducirlo a la mayor rapidez. Muchos de ellos reproducían obras antiguas o comentarios de obras antiguas, pues la función de la imprenta como instrumento social fue la perfección de la memoria colectiva conservada en los libros, y hacerla más accesible.

El libro que hoy se expone recoge los comentarios de las sentencias de Santo Tomás de Aquino (dominico, 1224-1274), resumidos por el cardenal Anibaldo degli Anibaldi. Fue impreso en Basilea (Suiza) en la imprenta de Nicolaus Kessler en 1492, según aparece en el colofón. La tipografía es gótica, imitando la letra manuscrita, con calderones separando párrafos, quedando huecos libres para las iniciales, que se hacían posteriormente de forma manual. Contiene numerosas apostillas manuscritas posteriores, así como un exlibris también manuscrito y otro en sello estampado. Los dos incunables que la biblioteca conserva, junto con 25 manuscritos, 13 mapas, 17 grabados y unos 6.500 impresos de los siglos XV al XIX, conforman su rica colección de fondo antiguo, y forman parte del Patrimonio Histórico Español y Andaluz.

Estas obras se conservan separadas del resto de la colección de la Biblioteca, pues requiere unos cuidados y medidas de protección y acceso especiales, debido a su fragilidad y a su valor histórico y testimonial. Gran parte de este fondo procede principalmente de conventos y monasterios de la provincia, y pasó a pertenecer a esta institución, creada a finales del siglo XIX, a raíz de las leyes desamortizadoras. La colección ha ido incrementándose a lo largo del tiempo, con compras de la propia biblioteca, así como importantes donaciones de particulares, como es el caso de este libro, que formó parte de la colección donada por doña Carmen de la Riva en 1940, proveniente de la biblioteca de su tío don Félix García y García. Así queda reflejado en el libro de registro de la biblioteca y en el exlibris estampado en el documento.

El libro estará expuesto en el recibidor a la entrada de la biblioteca, hasta el próximo 11 de marzo, y podrá visitarse de lunes a viernes de 9 a 21 horas y sábados de 9 a 14 horas. Como gran número de los tesoros bibliográficos de la institución, también está disponible a texto completo a través de Internet en la Biblioteca Virtual de Andalucía http://www.bibliotecavirtualdeandalucia.es/ , facilitándose así su consulta sin riesgo de deterioro.