Andalucía congela de nuevo el precio de las matrículas universitarias y aplica la bonificación de los créditos aprobados para el próximo curso

106

Transformación Económica destinará casi 12 millones de euros al complemento autonómico Erasmus+, que contempla ayudas adicionales a la movilidad de hasta 450 euros.

La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades volverá a mantener invariables para el próximo curso 2021/2022 los precios públicos de los servicios académicos y administrativos. Con esta medida, que se lleva aplicando desde el inicio de la legislatura, Andalucía continúa situándose entre las comunidades con las tasas universitarias más bajas del sistema nacional, por detrás de Galicia y las Islas Canarias.

De acuerdo con esa congelación, en Andalucía el crédito del grado en primera matrícula se establece en 12,62 euros y en 13,68 euros el de máster (tanto habilitante como no) también en primera matrícula, unos precios que suponen un nivel de cobertura del 15% del coste real de esos estudios.

Tomando como referencia el precio medio aplicado por las comunidades para el curso que acaba de finalizar, los valores andaluces son sensiblemente inferiores a los promedios nacionales calculados para ambas enseñanzas. Estos se han situado en 17,18 euros en el caso del grado, en 22,48 euros para los másteres habilitantes -obligatorios para el ejercicio profesional-, y en 33,99 euros para los másteres no habilitantes, es decir, que no son necesarios cursarlos para el desempeño de la profesión.

Entre las regiones con las tasas de matrícula de grado más caras, se encuentran la Comunidad de Madrid, con 23,17 euros; Cataluña, con 22,69; y Navarra, con 18,85 euros. En el caso de los másteres habilitantes, las comunidades con los precios más elevados son Castilla y León, con 31,14 euros (para los no habilitantes tiene fijado un precio de 41,51 euros); la Comunidad de Madrid, con 29,49 euros (los no habilitantes se sitúan en 52,29 euros) y Cataluña, con 29,46 euros (los no habilitantes se mantienen en 41,35 euros).

En el extremo opuesto, es decir, las comunidades con las tasas más asequibles tanto en estudios de grado como de máster, se encuentran Galicia, con 11,78 y 10,98 euros; las Islas Canarias, con 12,08 y 11,35 euros; y Andalucía, con 12,62 y 13,68 euros.

Límite máximo implantado por el Ministerio de Universidades

En cualquier caso, con estas tasas, Andalucía no se ve afectada por los límites máximos acordados el pasado ejercicio por la Conferencia General de Política Universitaria a las comunidades para fijar los precios públicos de los títulos universitarios. El Ministerio de Universidades impulsó entonces un nuevo modelo que sustituía al sistema de horquillas vigente desde 2012 por unos nuevos criterios que pretenden, en el plazo de tres años hasta el curso 2022-2023, armonizar los diferentes precios existentes en todo el territorio nacional.

Para los estudios conducentes a la obtención del título de grado, la Conferencia General de Política Universitaria fijó para el curso que ahora termina (2020/2021) que todas las regiones debían establecer el precio del crédito en primera matrícula por debajo de 18,46 euros, una cuantía que está muy por encima de los costes vigentes en la comunidad autonómica.

De igual modo, para las enseñanzas de máster, el Ministerio de Universidades y los gobiernos autonómicos acordaron en abril de este año la equiparación para el próximo curso 2021/2022 de los precios medios de los másteres habilitantes a los de grado. Para los no habilitantes, la Conferencia General de Política Universitaria también ha aprobado que las tasas máximas que se deberán cobrar en el nuevo curso serán las aplicadas en el año académico 2020/2021 por cada comunidad.

Pago fraccionado en 8 plazos

Junto a esta política de precios públicos bajos, la comunidad autónoma también ofrece otras facilidades que persiguen garantizar el acceso a la enseñanza superior y la igualdad de oportunidades. Así, el Ejecutivo autonómico da a los estudiantes la oportunidad de abonar el importe de las enseñanzas que cursan de manera fraccionada hasta en ocho plazos.

Asimismo, con carácter excepcional, la Consejería de Transformación Económica autoriza a las universidades a establecer, de manera individualizada y con el fin de atender las especiales circunstancias económicas que presenten los alumnos, un procedimiento de pago diferente, de manera que la falta de abono no implique el desistimiento automático de la matrícula. En el caso de las familias perceptoras del Ingreso Mínimo Vital, se las exenciona del pago de tasas.

Además del coste de la actividad docente, las universidades públicas andaluzas no incrementarán tampoco los precios de sus servicios administrativos, tanto de evaluación y pruebas como de expedición de títulos y tasas de secretaría.

Asimismo, la Consejería transfiere 2,5 millones de euros a las universidades para ayudas al estudio, con los que estas atienden de manera individualizada situaciones económicas o académicas sobrevenidas de estudiantes que no tienen derecho a la beca del Ministerio de Educación. El objetivo es que ningún alumno se vea obligado a abandonar los estudios por razones económicas.

Bonificación del 99% del coste de los créditos

En Andalucía se mantiene la bonificación del 99% del coste de los créditos aprobados en primera matrícula, tanto en grados como en másteres, a todos los estudiantes que no sean becarios del Ministerio y a los becados en el porcentaje no cubierto por esa ayuda. De esa manera, un alumno con buen rendimiento puede realizar sus estudios de grado abonando casi únicamente el primer curso, con un ahorro total de hasta el 75% de los costes, y realizar un máster prácticamente gratis.

Se trata de una ayuda que incentiva el esfuerzo y los buenos resultados académicos y que garantiza la práctica gratuidad de los estudios a quienes aprueben las asignaturas del curso anterior. Para el curso 2020/2021 en los presupuestos autonómicos se ha reservado para sufragar esta medida una partida de 41,4 millones beneficiando a un total de 103.537 estudiantes.  Para el curso 2021/2022 la cantidad prevista es de 43 millones -incluidos en el nuevo modelo de financiación de las universidades-, lo que supone un 3,86% de incremento.

El Ejecutivo autonómico también ha destinado en el año académico 2020/2021 una partida de 1,2 millones de euros a estudiantes andaluces que por razones personales o laborales realizan sus estudios universitarios en la UNED. En este caso, se exige que estén inscritos en centros asociados de dicha universidad ubicados en Andalucía y que el alumnado acredite su empadronamiento en la región cuando realiza la matrícula, una condición que debe mantener durante todo el curso académico. En este caso, son 4.392 las solicitudes de ayudas cuya bonificación se está tramitando. Para el curso 2021/2022 esta cantidad también se incrementará a 1,35 millones de euros.

Complemento autonómico Erasmus+

Por otra parte, la Consejería de Transformación Económica destinará, en el próximo curso 2021/2022, una cuantía de 11,92 millones de euros al complemento autonómico del programa Erasmus+. Esta dotación, que se concede para reforzar la igualdad de oportunidades en la movilidad académica europea, se dirige al alumnado universitario y permite que la aportación de la Junta de Andalucía sea de hasta 450 euros al mes durante un máximo de nueve, según publica hoy el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA).

El importe de 11,92 millones de euros se ha fijado tomando como referencia la liquidación el curso 2019/2020 certificada por las universidades que comprende los de las estancias llevadas a cabo por los 7.132 alumnos becarios.

El complemento autonómico se concede atendiendo a criterios de poder adquisitivo y es adicional a las cuantías que fijan la Unión Europea y el Ministerio de Educación. Los incentivos tienen en cuenta, además de los niveles de renta, el coste de la vida de los países de destino conforme a los datos de la Oficina Europea Estadística, Eurostat.

Las cuantías se dividen en dos modalidades: las básicas, que oscilan entre los 100 y los 250 euros mensuales; y las especiales, que se añaden a las primeras para aquellas personas cuyas familias tienen rentas más ajustadas y son beneficiarias de las becas del Ministerio de Educación. A este segundo bloque, en el que se concede el suplemento de la ayuda especial, se acoge un tercio de los jóvenes andaluces que participan en dicha iniciativa. Las cuantías oscilan entre los 75 y los 200 euros al mes, por lo que el importe máximo puede llegar a alcanzar los 450 euros.

Una vez establecidos estos criterios, son las propias universidades andaluzas las que determinan el procedimiento de selección de estudiantes y distribución de las ayudas conforme a las condiciones del Erasmus+.

El complemento de la Junta se suma a los 560 euros concedidos por el Servicio Español para la Internalización de Estudiantes (SEPIE), lo que eleva la ayuda a un total de 1.010 euros en los casos de estudiantes económicamente más desfavorecidos que se trasladen a países cuyo PIB son de los más elevados.