La fachada del Ayuntamiento se ilumina esta noche de granate para concienciar sobre la Enfermedad Renal Crónica

101

El Palacio Municipal se ilumina esta noche de rojo oscuro y granate con motivo de la celebración del Día Mundial del Riñón, que se conmemora mañana jueves 10 de marzo, sumándose así a la iniciativa que impulsa la Sociedad Española de Nefrología (SEN), en colaboración con la Federación Nacional de pacientes con Enfermedades del Riñón (ALCER). Con este gesto, estas entidades persiguen concienciar a la población y a las Administraciones del fuerte y creciente impacto sobre la salud pública de la llamada “epidemia silenciosa” de la Enfermedad Renal Crónica y de la necesidad de prevenirla y detectarla en estadíos iniciales, cuando es reversible.

Para ello han puesto en marcha varias acciones como la iluminación de edificios simbólicos en las principales ciudades de España, además de otras para un mejor conocimiento sobre las enfermedades renales, “tan importante para frenar el continuado crecimiento de su prevalencia e incidencia”, señalan.

El Día Mundial del Riñón llevará este año por lema “Salud renal para todos” y se propone disminuir la “brecha de conocimiento” que hace que las patologías renales -y en concreto, la Enfermedad Renal Crónica- sean cada vez más prevalentes y sin embargo grandes desconocidas por parte de la población. Según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de los 55 millones de muertes que se produjeron en 2019 en el mundo, más de la mitad, el 55%, se debieron a 10 patologías, entre las cuales se situó por primera vez la enfermedad renal.

Según la SEN, España no es ninguna excepción y las patologías renales representan un grave problema de salud pública, con tasas de prevalencia e incidencia que siguen creciendo cada año. Concretamente tanto la prevalencia como la mortalidad asociada a la Enfermedad Renal Crónica ha crecido un 30% en la última década y el número de personas en Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS), es decir, diálisis o trasplante, se ha situado en 1.367 personas por millón de población (pmp). Este crecimiento se relaciona con aspectos como el envejecimiento y el aumento de la esperanza de vida, pero sobre todo con factores de riesgo como la diab