El Ayuntamiento pone en marcha una nueva campaña de excavación en Marroquíes Bajos que se prolongará durante 8 meses

411

Una docena de operadores cualificados con 4 arqueólogos trabajan desde hoy sobre este importante yacimiento histórico. El Ayuntamiento pone en marcha una nueva campaña de excavación en Marroquíes Bajos que se prolongará durante 8 meses, como antesala al cierre perimetral de la Parcela C y su adaptación turística.

La Parcela C de Marroquíes Bajos ha retomado los trabajos de excavación y arqueología con la incorporación de una docena de profesionales que realizarán, bajo supervisión técnica, tareas de limpieza y recuperación de restos en este solar ubicado en el barrio de Expansión Norte, gracias a la Iniciativa Juvenil de Empleo de la ITI en Jaén. El concejal de Cultura, Turismo y Patrimonio, José Manuel Higueras, ha visitado este enclave para destacar la importancia de este año en el que se dedicarán “más meses que nunca”, en concreto 8, en los que se pondrá en valor este parque arqueológico que, como ha recordado, “debería haber estado activo desde hace ya 20 años”. Higueras ha explicado que a estos trabajadores de la ITI de Jaén, se han sumado obreros cualificados, además de 4 arqueólogos, incluido el director de las excavaciones, Vicente Barba. La labor de estos equipos se desarrolla en paralelo al cierre perimetral definitivo de este parque, al que además, y según ha anunciado el concejal “destinaremos unos 35.000 euros procedentes del Plan Turístico de Grandes Ciudades”, con el objetivo de facilitar las visitas.

José Manuel Higueras ha destacado que el objetivo de estas excavaciones será además “ir desgranando esta superposición histórica que tiene esta parcela tan interesante y que abarca desde el tardo-romano visigótico, el árabe e incluso la época calcolítica, pues pisamos aquí 5.000 años de historia y creemos que es un valor muy bueno para el barrio y para la ciudad, tanto desde el punto de vista turístico, como cultural y patrimonial”. Una parcela que, según ha recordado, ha dado además “algunos titulares muy importantes” por el descubrimiento de construcciones inéditas como el pozo romano del siglo I, único en su catalogación en toda la península, además de la calzada romana. Así ha vaticinado que este nuevo año de excavaciones “estamos muy ilusionados porque vamos a unir las diferentes islas arqueológicas y habrá avances significativos”. En cuanto al vallado perimetral ha anunciado que se encuentra “a punto de licitarse” para que esté en marcha antes de este próximo verano.  Por su parte, el director de excavaciones de esta Parcela C, Vicente Barba, ha profundizado en las actuaciones que se van a llevar a cabo en los próximos meses y ha anunciado que se van a centrar en la excavación de los restos encontrados de los distintos periodos históricos. “Excavaremos en la parte ya intervenida del foso prehistórico fechado en 2.800 antes de nuestra era, después nos centraremos en la necrópolis tardo-romana que detectamos el año pasado y conectaremos las estructuras relacionadas con el pozo y la cisterna romana” ha matizado.

De las excavaciones ya realizadas ha destacado el descubrimiento del origen de la macroaldea calcolítica de la época prehistórica, en la que encontramos una superposición de distintas épocas históricas y, en concreto, se ha detenido en el ‘Ritual de fundación’, un espacio que, según ha explicado, fue descubierto durante la excavación de un foso el año pasado. “Aquí encontramos una fosa de fundación que si extrapolamos a la actualidad sería como el acto que se realiza al inicio de las construcciones de los edificios, es decir, un acto de colocación de la primera piedra. En este caso sabemos que hicieron un agujero en ese foso, un ritual que consistía en matar un ciervo adulto, que previsiblemente se comieron y quemaron sus huesos, rompieron varias vasijas y lo enterraron todo en dicha fosa de fundación”, ha apuntado.