UGT se concentra ante la delegación de Educación

230

Representantes de UGT se han concentrado en la puerta de las Delegación Provincial de Educación, «por la dignificación de los docentes andaluces». Desde UGT, «pensamos que las piedras angulares de bajada de ratio, aumento de retribuciones y disminución de la carga burocrática son obligatorias para llevar nuestra lucha por los docentes andaluces a buen puerto. Se ha pedido a la Administración, mediante escrito por registro, que se retomen las mesas de negociación sobre aumento retributivo, que se baje la ratio por normativa, contribuyendo a la calidad de la enseñanza y que se disminuya la carga burocrática inútil a la que se somete a los docentes».

Ante el silencio de la Administración con respecto a estas demandas, desde UGT, llevan a cabo movilizaciones en todas las provincias andaluzas mensualmente en las puertas de las Delegaciones Provinciales de Educación, comenzando este 15 de febrero. Además, han comenzado también una campaña de recogida de firmas en la cual reivindicamos las tres medidas anteriormente citadas.

Desde UGT alertan de la pérdida de poder adquisitivo de los docentes andaluces, que llevan más de 10 años sin la actualización de sus retribuciones, conforme al IPC, situándose entre los profesionales de la enseñanza que menos salarios reciben, en comparación con otras Comunidades Autónomas, agravándose esta situación en los últimos años, ya que el Gobierno Andaluz ha reducido el presupuesto para Educación de un 25% a un 23.87% (2018), 23.32% (2019), 22.75% (2020), y un 20.70% (2021). A esto se suma que, para los docentes de Enseñanza Pública, las pagas adicionales correspondientes a los años 2013 y 2014 se encuentran pendientes de abono, aún estando firmadas bajo un Acuerdo entre UGT y la Administración, desde el 2018 y, para los docentes de Enseñanza Concertada, la Paga Extraordinaria de Antigüedad, tal y como se comprometieron los dos partidos que actualmente gobiernan en la Junta de Andalucía.

Desde UGT Servicios Públicos Andalucía, instó a la Consejería de Educación, hace justamente 1 año, a sentarnos y negociar la equiparación salarial con las Comunidades Autónomas que mejor retribuyen a sus docentes. Debido a que estas negociaciones están congeladas desde el pasado 29 de octubre, por parte de la Administración, UGT ha desarrollado, desde el primer trimestre, una campaña sobre el aumento retributivo para todos los docentes andaluces. En ella, se están recogiendo firmas, tanto en los centros educativos, como telemáticamente, y actualmente, cuenta con el apoyo de casi 11.000 docentes. El modelo de negociación de UGT es trabajar el aumento retributivo conjuntamente para todos los cuerpos docentes, pero hasta ahora solo se ha llevado a cabo para el cuerpo de inspectores, lo cual nos agrada enormemente, pero entendemos que la Administración debe realizar esta subida también para los cuerpos restantes.

En cuanto a la segunda reivindicación, UGT exigirá a la Administración que articule un plan de bajada de ratio en las aulas, medida urgente, demandada por toda la comunidad educativa y necesaria para hacer cumplir los principios que establece la Ley de Educación de Andalucía. Con las cifras actuales, no se favorece ni el proceso de enseñanza-aprendizaje, ni la equidad, empobreciendo el sistema educativo, ya que falla la base, y se dificulta la comunicación con el alumnado y sus familiares. Especialmente grave nos parece que, ni en tiempos de pandemia, la Administración haya tomado la iniciativa de bajar el número de alumnos por aulas.

Por otra parte, desde UGT Servicios Públicos denuncian la carga de tarea administrativa que deben realizar los docentes en su jornada laboral, restando calidad a la Enseñanza andaluza. Los datos señalan que el profesorado dedica una media de 10 horas semanales a tareas burocráticas que no tienen relación directa con su labor docente y, por ende, restan horas para la preparación de las clases, formación e investigación, como refleja una encuesta realizada por UGT en la que el 98% de los docentes considera «excesivo» el número de horas dedicadas a tareas burocráticas, sin una utilidad clara. Desde UGT proponemos a la Administración que contrate más personal específico para estas labores  burocráticas, que nada aportan a la educación de nuestros alumnos andaluces.