Reunión en Baeza sobre las medidas en la academia de Guardia Civil para evitar contagios de covid en el centro docente

509

La subdelegada del Gobierno de España en Jaén, Catalina Madueño, ha mantenido una primera reunión de trabajo con el nuevo director de la Academia de la Guardia Civil de Baeza, el coronel Fernando Moure Colón, en la que se ha analizado varias cuestiones, como las medidas adoptadas para evitar contagios de covid 19 en el interior del centro docente, o el estado de los diversos proyectos impulsados por el Ministerio del Interior para mejorar esta infraestructura. “Se trata de una primera toma de contacto con el nuevo responsable de este centro docente de referencia nacional en la formación de la Guardia Civil y que está tan íntimamente unida a la provincia de Jaén”, ha señalado la subdelegada.

En este sentido, Catalina Madueño ha destacado “la sólida formación, la gran profesionalidad y la capacidad para dirigir equipos” del nuevo director coronel de la Academia, que sustituye en el cargo al coronel Juan Miguel Jiménez, tras su paso a la reserva por jubilación. “Estoy segura de que Fernando Moure se van a mantener esos cauces de colaboración que favorecen y mejoran la formación de nuestros guardias civiles”, ha asegurado la subdelegada, quien ha tenido oportunidad de comprobar cómo ha sido la reanudación de las clases en el centro formativo tras las vacaciones de Navidad.

Catalina Madueño ha recordado que el curso arrancó a mediados del pasado mes de noviembre, con la promoción 127, que está compuesta por 1.927 alumnos que aspiran a convertirse en agentes de la Guardia Civil. “Entonces, se diseñó un estricto protocolo de seguridad con el que se pretendía que la Academia fuera un espacio libre de covid-19. Se establecieron diversas medidas de prevención higiénicas y sanitarias, así como otras cuestiones que afectaban a la organización de la actividad docente. Durante los primeros meses, ese protocolo ha funcionado muy bien y la tasa de contagios ha sido muy inferior a la que se registraba, por ejemplo, en el municipio de Baeza”, ha explicado la subdelegada.

La reanudación de la actividad docente en la Academia coincide con el incremento de casos motivado por la sexta ola y la variante ómicron, por lo que ha sido necesario adaptar estas medidas a la nueva situación epidemiológica. En este sentido, la subdelegada ha puesto de relieve que se está efectuando una llegada escalonada de todo el alumnado para someterlo a test de antígenos: “Durante esta semana, se irán incorporando de forma progresiva, en tandas de 500, para facilitar esta labor y poder detectar los casos positivos, si es que los hubiera, tras el regreso de las vacaciones. Queremos conseguir que la vuelta sea lo más segura posible para todos”, ha explicado Catalina Madueño, tras su reunión con el coronel director Fernando Moure. “Lógicamente, este protocolo se irá a modificando en función de los nuevas circunstancias y de las recomendaciones que fijadas por las autoridades sanitarias y por la Dirección General de la Guardia Civil”, ha afirmado Catalina Madueño.

La promoción 127 de la Academia de Guardias de Baeza está compuesta por 1.927 aspirantes, de los que 398 son mujeres (el mayor número de la historia del centro). En cuanto a su procedencia, 665 acceden a las plazas restringidas a Militares Profesionales de Tropa y Marinería con más de cinco años de servicio en las Fuerzas Armadas y 1.262 lo hacen en la modalidad acceso libre.

Esta promoción es también la primera que cursa el nuevo Plan de Estudios, aprobado en junio de este año, que tiene por novedad un diseño por competencias y resultados de aprendizaje, relacionados con las funciones y cometidos de los guardias civiles que actualmente demanda la sociedad. Está previsto que la formación en el centro de Baeza concluya en junio de 2022. Inmediatamente, los guardias alumnos comenzarán el periodo de prácticas en diversas unidades del Instituto Armado durante un periodo de 40 semanas. Si superan esta segunda fase, lograrán el empleo de guardia civil, ya en 2023.

Por otro lado, la subdelegada también ha analizado con el nuevo coronel director el estado de los proyectos de reforma y mejora que el Ministerio del Interior acometerá en la Academia de la Guardia Civil a lo largo de los próximos meses y que suponen una inversión superior a los 10 millones de euros. Al respecto, Catalina Madueño ha puesto de manifiesto la apuesta del Gobierno de España por este centro de formación: “No es solo una mera declaración de intenciones, sino que se materializa con hechos, como la construcción de una nueva galería de tiro, el reasfaltado de todo el patio de armas y la construcción de una nueva pista de atletismo, con campo de fútbol y un edificio auxiliar para vestuarios y almacén. A finales del mes de febrero o principios de marzo, está prevista la adjudicación de estas obras, que salieron a licitación por un importe de 7,23 millones de euros, para comenzar a ejecutarlas después del verano”, ha señalado la subdelegada.

A este proyecto se suma otro de envergadura, financiado con los fondos europeos de recuperación y cuyo importe asciende a 3,06 millones de euros. “Se trata de obras vinculadas a la mejora de la eficiencia energética, como la sustitución de todas las puertas y ventanas del complejo, que permitirán un mayor aislamiento térmico de los edificios, la sustitución de las calderas de gasóleo por otras de gas y la instalación de placas termo-solares para la producción de agua sanitaria”, ha explicado Madueño.

Del mismo modo, la subdelegada ha puesto en valor el compromiso por aumentar las plantillas de la Guardia Civil, que se traduce en un aumento de la oferta de empleo público. “Desde 2018, las promociones de la Academia han estado compuestas por cerca de 2.000 alumnos, lo que contrasta con las que se registraron en otras épocas anteriores, como en 2014, cuando apenas hubo un centenar de alumnos en el centro formativo”, ha dicho Catalina Madueño, para añadir: “Se está revirtiendo el proceso de reducción de plantillas que se había producido en anteriores legislaturas. Es una buena noticia para la seguridad pública y, también para la provincia y para el municipio de Baeza, para sus hoteles, para su restauración, para la hostelería, las inmobiliarias y para los trabajadores de la Academia”, ha concluido.