El Hospital de Jaén reduce la huella de carbono en todos los ascensores de sus centros

95

Se han invertido 275.000 euros en la puesta en marcha de dos nuevos elevadores en el Materno Infantil y en la renovación del resto.

El Hospital Universitario de Jaén ha invertido 140.000 euros en la puesta en marcha de dos nuevos ascensores en el Hospital Materno Infantil, de gran capacidad y con tecnología avanzada, con el fin de mejorar la calidad de este servicio en el edificio. La renovación en este caso ha sido completa, ya que se han sustituido los antiguos elevadores y todo el equipamiento por nuevos ascensores de última generación y dotados con todos los avances técnicos y de seguridad presentes en el mercado.

Se trata de dos elevadores Schindler que han permitido configurar el espacio a las necesidades que planteaba el edificio. Además, el modelo elegido permite reducir la huella de carbono porque utiliza energía más eficiente, gracias a las tracciones regenerativas que propician un funcionamiento sostenible, ya que el propio movimiento genera energía que puede ser enviada inmediatamente a la red eléctrica.

La maquinaria, que cuenta con un motor y sistema de tracción mejorados y un 50% más ligera que en anteriores modelos, ofrece un rendimiento de nivel alto, agilizando el transporte y reduciendo el tiempo de cada viaje con respecto a los antiguos elevadores a los que han sustituido.

Los nuevos ascensores, preparados para transportar hasta 2.000 kilos de peso y 26 personas, cuentan con iluminación LED de larga duración y un equipo multimedia de información al usuario, para el que ya se está preparando contenido audiovisual y de servicio público. Además, se ha previsto un diseño moderno, adaptado al ámbito hospitalario, pero que ofrece una imagen más moderna y visualmente agradable al usuario del centro.

De los casi 275.000 euros que el Hospital de Jaén ha invertido en los ascensores de los diferentes centros, 113.891 euros se han empleado en introducir mejoras en los elevadores del Hospital General (Médico Quirúrgico) y en los del Neurotraumatológico, en los que, además, se han renovado los variadores de frecuencia, para lo que se ha destinado una partida de 22.000 euros. En concreto, este sistema controla en todo momento la velocidad de la cabina, amortigua el frenado de manera que mejora el confort para los usuarios y, entre otras innovaciones, garantiza la parada a ras del piso de cada planta, evitando escalones.