Cultura destaca el carácter cervantino de Jaén con motivo del Día del Libro

61

El Archivo Histórico expone un documento de 1592, muestra que se une a una decena de actividades en la provincia.

Jaén es una provincia cervantina, no solo por “Los trabajos de Persiles y Sigismunda”, publicada en 1617, donde se hace referencia a la Romería de la Virgen de la Cabeza, también por los documentos que constatan la presencia de Miguel de Cervantes. El Archivo Histórico de Jaén da a conocer uno de estos documentos, que data del año 1592, en la muestra “Documento destacado, Miguel de Cervantes en Jaén”, impulsada con motivo del Día Internacional del Libro. Una iniciativa que se complementa con la publicación en formato digital de los cuatro documentos conservados en el Archivo Histórico firmados por Miguel de Cervantes, así como con una decena de actividades en toda la provincia para conmemorar el 23 de abril.

El delegado territorial, Jesús Estrella, ha explicado que la provincia se vuelca con la conmemoración de esta jornada internacional, que une las figuras de Cervantes y Shakespeare. “Contamos con una decena de actividades, además de la exposición, gracias a la implicación de los clubes de lectura, el Circuito Literario Andaluz y el Centro Andaluz de las Letras, permitiendo una importante participación ciudadana”, señala el delegado. La Red Andaluza de Clubes de Lectura cuenta con más de treinta en Jaén.

Esta tarde se celebrará una sesión de narración oral a cargo de la compañía Conchinchina, titulada “Cuentos de la maleta” en la Biblioteca Pública Provincial. Asimismo, se ha creado en la Biblioteca un Punto de Liberación de Libros (PLL), dentro de la campaña “Libera tu libro” inspirada en el Bookcrossing y las Bibliotecas Libres, donde se podrán dejar libros y también cogerlos libremente.

El Circuito Literario Andaluz del Centro Andaluz de las Letras, dependiente de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, acerca a los municipios andaluces a los autores actuales haciendo un recorrido antológico por su obra y, como colofón, recuerda a un escritor o escritora clásico. Esta iniciativa tendrá lugar hoy en Los Villares a las 19:00 horas en la Biblioteca Pública Municipal, con la Lectura de Antonio Reyes.

Clubes de lectura

El Circuito Infantil y Juvenil realizó ayer una sesión de narración oral en la Biblioteca Pública Municipal de Torreperogil, a cargo de Blas Rueda. En Baeza, el club de lectura infantil está trabajando el libro “Atrapados por los piratas”, de Mary Pope Osborne; el de la Asociación de Mujeres María Teresa Martínez Galindo “El misterio del cementerio viejo”, de Fina Casadelrrey, y el de adultos Baeza lee “Las golondrinas de Kabul”, de Yasmina Khadra.

En Torredonjimeno, el club de adultos está trabajando el título “La ciudad de los prodigios” de Eduardo Mendoza. En Mengíbar leerán “El paraíso inhabitado” de Ana María Matute. En la biblioteca municipal de Jaén, el club infantil se ha reunido en torno a “El ladrón sin huellas”, de Luisa Villar Liébana, y el de adultos lo ha hecho con “Diario de un hombre superfluo”, de Ivan S. Turguenev. Y en Martos, el club del Centro de la Mujer ha leído “Amanecer en el desierto” de Waris Dirie; los de adultos de la biblioteca municipal (La Alcuza y La Tempestad) trabajan “La mirada de los peces”, de Sergio del Molino, y “La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey”, de Mary Ann Shaffer.

Cervantes y Jaén

El 1 de octubre de 1591 el Proveedor General de las Galeras de España, estando en el Puerto de Santa María, dio comisión a Diego de Ruy Sáenz y a Miguel de Cervantes Saavedra para que comprasen trigo, cebada, habas y garbanzos en el Obispado de Jaén y en otras partes de Córdoba, Granada, Málaga y Cádiz. Se trataba de productos con los que en el Puerto de Santa María, Málaga y Antequera se fabricaba bizcocho para la provisión de las galeras reales.

Hasta sesenta mil fanegas debían adquirir en conjunto, de forma que los dos comisarios no podían con tanta ocupación, por lo que hubieron de delegar su labor. Así, las fechas claves que constatan la presencia en la ciudad de Jaén son el 14, el 18, el 23 y el 31 de marzo de 1592. En ellas, Miguel de Cervantes se personó en el despacho de Pedro Núñez de Ayala, escribano del número de Jaén, y fue delegando parte de la comisión que traía para tal recaudación a Diego López Delgadillo, a Cristóbal Pizarro y a Antón Caballero. La delegación tenía la indicación expresa de que con aquellos que fuesen rebeldes, rompiesen puertas y candados, recogiendo el trigo y cebada donde estuviese.

Cuatro poderes que se validaron con cuatro firmas, hechas de puño y letra por Miguel de Cervantes con “b”. Como ha explicado Carlos Alvar, en aquella época no había normas ortográficas y la “b” y la “v” se utilizaban según la voluntad de quien tomaba la pluma. No fue hasta el siglo XVIII, cuando la Academia fijó las normas.

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico ha editado los cuatro documentos conservados en el Archivo Histórico con un texto introductorio que contextualiza la época en la que se desarrollan, con la edición de las imágenes de los mismos y su transcripción actualizada, bajo el título “En un lugar de Jaén de cuyo nombre sí quiero acordarme: Miguel de CerBantes en el Archivo Histórico Provincial de Jáen”.

El Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor se celebra 23 de abril, conmemoración celebrada a nivel internacional con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. Durante esta jornada se anima a todos, y en particular a los jóvenes, a descubrir el placer de la lectura.

El origen de la celebración data de 1995 en una Conferencia General de la UNESCO celebrada en París. Allí se decidió rendir un homenaje universal a los libros y los autores que fallecieron el 23 de abril de 1616: Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega.