Cardiología del Hospital de Jaén publica un estudio sobre prevención del ictus en fibrilación auricular

62

PREVENCIÓN DEL ICTUS

El trabajo ha valorado en 1.500 pacientes las estrategias para evitar un accidente cerebrovascular en mujeres con fibrilación auricular. Las conclusiones señalan, que la mujer con fibrilación auricular tiene una edad más avanzada y mayor comorbilidad que el hombre.

El servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Jaén ha publicado la caracterización epidemiológica del estudio REFLEJA, que versa sobre estrategias de prevención del ictus en pacientes con fibrilación auricular, en la revista REC Cardioclinics, publicación oficial de la Sociedad Española de Cardiología, en su última edición. En este trabajo han participado los especialistas de la unidad Javier Torres Llergo, María Rosa Fernández Olmo, Magdalena Carrillo Bailén, Kaltoum El Mahraoui El Gahazzaz, Miguel Puentes Chiachio y Juan Carlos Fernández Guerrero.

“La prevalencia de la fibrilación auricular continúa creciendo debido al progresivo envejecimiento de la población y al aumento en la supervivencia de las enfermedades crónicas, lo que podría considerarse una epidemia en las próximas décadas. Entendemos que, un aumento en la adherencia a las recomendaciones de las guías de práctica clínica en aspectos cruciales como el uso de anticoagulantes orales en la prevención del ictus o a un adecuado control de los síntomas es esencial”, ha indicado el responsable del estudio, Javier Torres.

El Registro de Fibrilación Auricular de Jaén (REFLEJA), ha evaluado a todos los pacientes atendidos en las consultas de Cardiología entre octubre del año 2017 a octubre de 2018 con el diagnóstico de fibrilación auricular, con un seguimiento de hasta tres años, para valorar los eventos clínicos asociados. “Este registro ha nacido de la necesidad de conocer cuál es la realidad en cuanto a las características de salud de nuestros pacientes, prestando especial atención en los casos de mujeres y personas de mayor edad”, ha indicado Torres Llergo. Para ello, se ha tenido en cuenta diversas variables de estos pacientes, como características basales, seguimiento o tratamiento.

Se trata de un grupo de estudio de casi 1.500 pacientes, con antecedentes personales o diagnóstico reciente de fibrilación auricular, que haya tenido este motivo como el principal de la consulta, o diagnosticado este problema a través de diversas técnicas en el Hospital. La edad media de los pacientes ha sido de 73 años, de las que un 48% han sido mujeres.

Las conclusiones de este estudio abundan en que las mujeres con fibrilación auricular, son más mayores y con otras características desfavorables (como mayores comorbilidades o una enfermedad más avanzada) frente a los hombres. A pesar de ello, no se demostraron diferencias en el uso de anticoagulantes orales en los dos sexos (> 90% de los pacientes con indicación), ni tampoco concretamente en el uso de anticoagulantes directos, con tasas de uso muy superiores (> 60%) a las descritas en otros trabajos.

“Lo que estamos analizando en este momento, es la alta mortalidad de este tipo de pacientes a los tres años de seguimiento, si bien los fallecimientos que se producen, en su mayoría no son por un evento cardiovascular, reflejado por una población muy anciana con otras patologías que justifican esa mortalidad. El estudio pone de relevancia, como tratar de forma adecuada y con la mejor terapia disponible (anticoagulantes directos) a dos colectivos como son las mujeres y los ancianos, con un mayor riesgo de ictus, aporta un gran beneficio en cuanto a reducción de eventos clínicos en el seguimiento”, ha indicado Javier Torres.