Riegos de refuerzo en las zonas verdes para garantizar la adecuada conservación del arbolado durante la época estival

72

La concejala de Agricultura y Medio Ambiente, María del Carmen Angulo, ha explicado que el personal del área y de la concesionaria FCC trabajan conjuntamente, durante toda la época estival, en el riego manual, en muchos casos, de refuerzo, para los ejemplares de árboles que no cuentan con riego automático, así como en el resto de zonas verdes donde los técnicos del área lo estimen necesario.

Y es que, como ha dicho la edil, a pesar de que estos sistemas se han implantado ya a lo largo de más de 5 kilómetros lineales, y continuarán creciendo en aras a la optimización de los recursos y el mayor aprovechamiento del agua, también hay que atender las zonas de arboleda que no están dotadas de estas herramientas y en aquellas en las se han incrementado el número de ejemplares existentes y en las que, como ha dicho, no es posible apostar, a corto plazo, por el riego automático, por la propia configuración de la vía. “No tendría mucho sentido hacer el esfuerzo de aumentar el patrimonio verde de la ciudad con 1.500 árboles, tal y como ha hecho el Ayuntamiento, y dejar que se sequen en verano, cuando las temperaturas de la capital son muy extremas y se dan condiciones de gran estrés hídrico, algo que, aunque parezca increíble, sí ha ocurrido en anteriores mandatos”, ha reflexionado la edil.

Y es que la concejala explicado que, gracias a esta labor de planificación y control del patrimonio verde, gracias a herramientas como el primer inventario de árboles de la ciudad, elaborado por el Ayuntamiento, se garantiza la supervivencia de la inmensa mayoría de árboles y plantas de las zonas verdes. En este sentido, ha dejado claro que el incremento de la masa de árboles y zonas verdes de la ciudad es una de las prioridades del equipo de Gobierno, que la ha puesto en marcha en paralelo a otras medidas, como el refuerzo de los sistemas de riego automático y la dotación de puntos de acopio de agua en puntos como el parque periurbano para, de este modo, contribuir al mantenimiento de este patrimonio, en colaboración con asociaciones ecologistas y de vecinos. Del mismo modo, se trabaja para reparar y actualizar los sistemas de riego que se habían instalado con anterioridad y que, en algunos casos, arrastraban averías que suponían una gran pérdida de agua y, por lo tanto, el despilfarro de un recurso valiosísimo. Esto ha ocurrido, tal y como ha explicado la concejala, en Los Jardinillos o la Plaza de la Constitución.

Recursos. La edil ha recordado que, dentro de este objetivo del Ayuntamiento de recuperar y mejorar el patrimonio arbóreo, se ha hecho una importante apuesta con la implantación de un sistema de riego eficaz e informatizado, que está controlado directamente por los técnicos municipales responsables, mediante el sistema LORA. Esta herramienta facilita la gestión del patrimonio verde, junto al nuevo inventario, disponible para la ciudadanía en el portal Geovisión http://jaen-rbu.fccma.com/#/es/. Gracias a ello se han contabilizado todos los árboles urbanos del casco urbano y el extrarradio. La especie mayoritaria, ha concretado, es el aligustre (ligustrum japonica),   con 2.569 ejemplares. Le siguen el pino carrasco (pinus halepensis) con 2.340 unidades; el naranjo amargo (citrus aurantium), con 2.143;  el almez (celtis australis), con 1.550; plátano de sombra (platanus hispánica), con 1.529 ejemplares; el olmo de Siberia (ulmus pumila), 1.131 ejemplares;  árbol del paraíso (melia azedarach), 823 unidades; olmos herreros de Persia (ulmus umbraculifera), 644 unidades, y árbol del amor (cercis siliquastrum), con 574 unidades. Además, en la ciudad y el resto de zonas urbanas del término hay presencia de ciruelos mirobolanos (prunus pisardii); falsas acacias (robinia pseudoacacia); braquititos rosados (brachychiton sp); jaboneros de la China (koelreuteria paniculada); árboles de la lluvia chino (koelreuteria bipinnata); catalpas (catalpa bignonioides); cipreses (cupressus semprrvirens); catalpa manchuriana (catalpa bungei), y palmeras de diferentes especies. También cabe mencionar, tal y como ha dejado claro la responsable municipal, otras especies ubicadas en calles, parterres y parques de la ciudad que, a pesar de ser minoritarias y estar presentes con un bajo número de ejemplares, aportan al medio ambiente e incrementan la biodiversidad del término municipal, como el árbol de los cuarenta escudos o nogal de Japón (ginkgo biloba); liquidámbar (liquidambar styraciflua); peral de la flor (pysus calleryana);  el palo borracho (chorisia speciosa) o la jacaranda mimosifolia.