Minuto de silencio en la Subdelegación del Gobierno por el crimen de Marmolejo

270

La Subdelegación del Gobierno de España en Jaén ha acogido un minuto de silencio para condenar el crimen machista de una joven de 36 años, natural de Huelva, registrado el pasado fin de semana en Marmolejo.

La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género ha confirmado esta misma mañana que se trata de un nuevo caso de violencia sobre la mujer. La subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño, ha trasladado su pésame y máximo apoyo a la familia y ha reclamado la máxima implicación de la sociedad para erradicar esta lacra social: «Cualquier agresión hacia las mujeres por razón de género es totalmente inconcebible en un país como el nuestro. El Gobierno de España seguirá luchando desde todos los frentes, desde la educación, con los recursos y con la coordinación institucional para acabar con la violencia de género», ha explicado.

Con la confirmación de este caso, el número de mujeres asesinadas por violencia de género en España asciende a 19 en 2021 y a 1.097 desde 2003, cuando se empezaron a recopilar datos.

El Ministerio de Igualdad recuerda que el teléfono 016, las consultas online a través del email 016-online@igualdad.gob.es y el canal del WhatsApp en el número 600 000 016, siguen funcionando con normalidad las 24 horas, todos los días de la semana. En el 016 se puede pedir asesoramiento sobre los recursos disponibles y los derechos de las víctimas de violencia de género, así como asesoramiento jurídico de 8 h a 22 h todos los días de la semana, con atención en 52 idiomas y un servicio adaptado a posibles situaciones de discapacidad.

Por otro lado, también recuerda que en una situación de emergencia se puede llamar al 112 o a los teléfonos de emergencias de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062). En caso de que no sea posible realizar una llamada y ante una situación de peligro, se puede utilizar la aplicación ALERTCOPS, desde la que se enviará una señal de alerta a la policía con geolocalización. Estos medios de asistencia pueden ser activados por la víctima y también por cualquier persona que conozca o sospeche de un caso de violencia de género. Es un deber de toda la sociedad.