La muestra ‘Miguel Hernández, a plena luz’ amplía hasta el 9 de abril su estancia en el Instituto Cervantes en Alcalá de Henares

87

La sede histórica de esta entidad acoge desde el 6 de noviembre esta exposición organizada por la Diputación de Jaén tras su periplo por diferentes ciudades de todo el mundo.

La sede del Instituto Cervantes en Alcalá de Henares continuará alojando en su sede hasta el 9 de abril la exposición “Miguel Hernández, a plena luz”, organizada por la Diputación de Jaén con motivo del 75 aniversario de la muerte del poeta, ampliando así más de un mes el tiempo de exhibición, que en un principio terminaba este 28 de febrero. El diputado de Cultura y Deportes, Ángel Vera, explica que esta ampliación se hace “a petición del propio Instituto Cervantes y como forma de compensar la reducción de horarios debido a la pandemia de Covid”.

Como recuerda Vera, antes de recalar en Alcalá de Henares “esta exposición ha viajado por varios países, entre otros Estados Unidos, Francia, Filipinas, Irlanda o Inglaterra, y actualmente se encuentra en la sede del Instituto Cervantes”. Así, desde su inauguración en diciembre de 2017 ha visitado Sevilla, Granada y Elche, en España, para instalarse después en las sedes del Instituto Cervantes en Manchester, Nueva York, Chicago, Dublín, Manila, Toulouse y París. Hasta ahora, más de 35.000 personas han disfrutado de esta muestra, cumpliendo con creces los objetivos de difundir la obra del poeta alicantino que la Diputación se había planteado.

Con más de medio centenar de piezas originales del legado de Miguel Hernández que forman parte de los fondos del Instituto de Estudios Giennenses (IEG), esta muestra ofrece un recorrido por la vida del poeta alicantino a través de cartas, fotografías, dibujos, manuscritos y otros objetos personales. Se encuentra articulada en torno a diez ejes temáticos, correspondientes a las claves esenciales de la vida: la infancia, la religión, eros y símbolos, ideología, amor, literatura, guerra, cárcel, muerte y resurrección.

Entre las piezas que se exhiben destacan varias cartas pertenecientes a la correspondencia que el autor mantenía desde la cárcel durante los años de la Guerra Civil con autores como Pablo Neruda, Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca o Ramón Sijé, además de las que enviaba a su mujer, la quesadeña Josefina Manresa.