La Policía Local ha interpuesto 238 denuncias por no usar mascarillas y 108 por la celebración de botellones desde que se decretó el fin del Estado de Alarma

109

El concejal de Seguridad y Tráfico, Miguel Castro, ha mostrado su satisfacción por el excelente trabajo desarrollado por los hombres y mujeres que forman parte de la Policía Local de Jaén para velar por el cumplimiento de las medidas sanitarias decretadas por las autoridades sanitarias tras el cese del Estado de Alarma.

En este sentido, ha dejado claro que esta labor ha permitido elevar 238 propuestas de sanción por no usar la mascarilla, a las que hay que añadir 108 por la celebración de botellones. El uso de este elemento es de preceptivo cumplimiento y como en la comunidad autónoma por orden de las autoridades sanitarias de la Junta de Andalucía. De esta forma, y desde la concejalía de Seguridad Ciudadana y Tráfico, se recuerda que es de obligado cumplimiento para los ciudadanos y ciudadanas jiennenses las nuevas medidas de prevención dictaminadas por el Consejo de Gobierno de la Junta para hacer frente a la extensión y proliferación de la Covid-19 en brotes localizados.

Asimismo, se recuerda que las mascarillas serán obligatorias para las personas de seis años en adelante en la vía pública, en los espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público aún cuando se pueda garantizar la distancia interpersonal de seguridad en cualquier espacio. “Es necesario que, en este momento, seamos más conscientes que nunca de que frenar la pandemia es una responsabilidad de todos y que, a la labor de las autoridades, hay que sumar el esfuerzo individual”, ha reflexionado.

Del mismo modo, el concejal de Seguridad Ciudadana y Tráfico detallado que, desde el pasado 21 de junio hasta hoy, 24 de agosto, se han elevado más de un centenar de sanciones por participar en botellones. El Ayuntamiento de Jaén fue pionero en Andalucía al prohibir esta práctica, el pasado mes de marzo, y, del mismo modo, desde el Gobierno municipal se aplaudió que el pasado 27 de julio se prohibiera en todo el territorio andaluz, por decisión de la Junta. Así se anunció en la reunión que el presidente autonómico, Juan Manuel Moreno,  mantuvo con los alcaldes de las capitales andaluzas. En dicha reunión, el alcalde de Jaén ya adelantó que el Ayuntamiento jienense se había anticipado a esas medidas para controlar el ocio en los establecimientos hosteleros, especialmente en el caso del ocio nocturno y haciendo hincapié en el botellón, práctica prohibida desde hace meses en la ciudad.  Julio Millán puso en valor el esfuerzo de Policía Local por controlar los puntos en los que se registra cierta afluencia de consumo de alcohol en vía pública y ha apelado a la sensatez y la concienciación social sobre este riesgo. En este sentido, el concejal del área Miguel castro, ha recordado que esta prohibición en Jaén ya prevista antes del estado de alarma es ahora más necesaria que nunca. Castro recuerda que además la sanción  puede llegar a los 3.000 euros para aquellos que practican el botellón.

Nuevas medidas. La semana pasada, el concejal de Seguridad Ciudadana y Tráfico ya dejó claro que la plantilla de la Policía Local está lista para velar por el cumplimiento de las nuevas medidas decretadas por la Junta de Andalucía para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia del coronavirus. El edil ha recordado que estas disposiciones legales, relativas a garantizar la salud pública, comenzaron a ser aprobadas por el Gobierno andaluz una vez superado el estado de alarma, con una orden emitida el 19 de junio y, modificada, conforme la evolución de los contagios así lo han aconsejado, el 25 de junio, el 14 de julio, el 29 de julio, el 13 de agosto y, por último, el pasado día 16 de este mes. “A pesar de los distintos cambios que se han sucedido, los policías locales siempre han sido capaces de adaptar los diferentes servicios que realizan a diario para hacer frente a esta situación, sin precedentes, sin dejar de lado el resto de obligaciones que tienen que atender, desde la regulación del tráfico a patrullar en los distintos barrios”, ha destacado Castro.

En esta línea, conforme al nuevo escenario, está en marcha un dispositivo ideado para evitar conductas que las autoridades sanitarias consideran potencialmente transmisoras de la enfermedad, como es el caso de que los fumadores enciendan un cigarrillo a menos de dos metros de distancia de otra persona. Esta precaución también es de obligado cumplimiento en el caso de dispositivos de vapeo, pipas o cachimbas, ha recordado Castro. En el caso de que se detecten este tipo de comportamientos y se extienda una propuesta de sanción, que será elevada a las autoridades sanitarias andaluzas. Castro recuerda que, conforme al decreto 21/2020 de 4 de agosto de la Junta que regula las sanciones por poner en riesgo la salud pública, las acciones pueden clasificarse en leves, graves y muy graves. Las leves pueden acarrear una sanción de cien euros. Aunque pueden llegar a los 3.000 euros de multa si se pone en riesgo al menos a 15 personas. Las faltas graves, entre 15 y cien personas en peligro, pueden suponer hasta 60.000 euros de sanción. Y las muy graves, acciones que comprometen la seguridad y salud de más de cien personas, tiene multas de hasta 600.000 euros.

En cuanto a los establecimientos de hostelería, la Policía Local velará por el cumplimiento de las disposiciones autonómicas que determinan que el aforo de los locales, con o sin música, no podrá superar el 75%, con un 60% de limitación en pubes. Castro ha recordado que el horario de cierre queda fijado a la 1.00 horas de la madrugada, con la imposibilidad de recibir más clientes a partir de las 00.00 horas, al igual que ocurre en el caso de terrazas y veladores. Aquellos locales que solo sirvan bebidas no tendrán autorizada su apertura, ha apuntado el concejal. En esta línea, se ha recordado que los hosteleros y restauradores podrán montar sus terrazas, conforme a la licencia municipal otorgada, pero con el compromiso de mantener siempre el espacio para la circulación peatonal en la vía pública y garantizando una distancia mínima de 1,5 metros entre los veladores. En todo caso, conforme a lo dispuesto por la Junta, ha precisado Castro, la ocupación máxima de mesas será de 10 personas. No se podrá fumar cuando no esté garantizada una distancia social mínima de 2 metros. En el cuanto a los salones de celebraciones, ha precisado Castro, solo podrán abrir para el consumo de bebida y  comida, con un máximo de aforo del 75% en mesas y agrupaciones de mesas, con un máximo de 250 personas en interior y 300 al aire libre.