El alcalde retoma el compromiso de la “gestión directa” de la zona azul

454
dav

El alcalde de Jaén, Julio Millán, se ha reunido con el secretario general de CCOO Jaén, Francisco Cantero, con el que ha hablado de diferentes cuestiones que afectan al personal y servicios del Ayuntamiento y, por ende, a la ciudadanía.

Julio Millán ha destacado el papel de los sindicatos, “aliados” en la prestación de los servicios públicos y ha insistido en su importancia también para los trabajadores por lo que es “esencial contar con su apoyo y colaboración para crear una sinergia y un trabajo conjunto que incida en el día a día y en el beneficio de la ciudad”.

En la reunión se han abordado distintos asuntos en materia de empleo, estabilidad de la plantilla, control de las empresas concesionarias…  y, específicamente, se ha hablado de la zona azul, “retomando el compromiso de gestión directa de este servicio por los beneficios que supone para la ciudad desde el punto de vista de la movilidad, la rotación de los vehículos y el acceso de las diferentes barriadas, la recaudación o estabilizar la situación de los trabajadores”, ha dicho el regidor.

Una primera toma de contacto en la que CCOO ha agradecido al alcalde su predisposición a la hora de abordar las cuestiones y en las que Francisco Cantero le ha trasladado que CCOO es “el sindicato más representativo y queremos estar muy presentes en las cuestiones fundamentales que afecten al Ayuntamiento y la ciudad”. En cuanto a la zona azul, Cantero ha dejado claro que hay que trabajar para “hacer realidad su municipalización y trabajar para mejorar un servicio esencial para la ciudad porque, entre otras cosas, ayuda a reducir la contaminación, permite solucionar el problema del aparcamiento y es una fuente de ingresos”.

Asimismo, ha indicado que la organización continuará con su estrategia sindical de velar por la garantía de los servicios en la ciudad como el tranvía o la estación intermodal, entre otros. Esta ciudad, ha dicho, “necesita un cambio de paso para que cambie el ritmo y sea una ciudad amable, no solo con los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento, sino también con todos aquéllos que prestan sus servicios a través de la externalización de los mismos y con sus ciudadanos, una ciudad que sea atractiva a nivel empresarial e industrial”.